Wind?s Poem Wind?s Poem

Álbumes

Mount Eerie Mount EerieWind?s Poem

8.5 / 10

Mount Eerie  Wind’s Poem P.W ELVERUM & SUN

Hay dos afirmaciones salidas de la boca de Phil Elverum que planean sobre este “Wind’s Poem” como dos espíritus guía dispuestos a cogerte de los brazos y arrastrarte al interior del álbum: como todo lo místico (como buena parte de la crítica musical) te zarandearán y te arrastrarán... Así que depende de ti fiarte de uno, de otro o de ambos. La primera cita es una máxima destinada a abrir cualquier comentario sobre el disco: “es el álbum black metal de Mount Eerie”. La segunda afirmación tiene más sentido y sale directamente de la boca de Elverum: “este ‘Wind’s Poem’ recoge dos años en la parte trasera de mi casa, a las puertas del bosque, escuchando los sonidos de la noche”. Maticemos ambas máximas. Respecto a la primera, cabe preguntarse: ¿de dónde salen semejantes palabras? ¿Del artista o de los medios siempre dispuestos a repartir etiquetas? Porque si bien es cierto que el propio Elverum no se ha cortado un pelo a la hora de clamar a los cuatro vientos su recién descubierto gusto por bandas como Xasthur, basta una escucha de “Wind’s Poem” para toparse con la certeza de que esto no es black metal. O, al menos, no sólo es black metal…

De la segunda afirmación vamos a fiarnos y dejar que guíe, de alguna forma, esta reseña. Y es que la mejor manera de entender “Wind’s Poem” es como un catálogo de sonidos nocturnos y noctívagos, entendiendo la noche como un abanico que se abre ante tus oídos con una riqueza de sonido multicolor y profunda. Es fácil imaginarse a Elverum con casco de espeleólogo adentrándose en las fauces de ese monstruo mutante con cuerpo de oscuridad y estrellas. Regresando al porche trasero de su casa con el corazón de la noche latiendo aún entre sus manos, empapadas de sangre oscura, para dejarlo reposar durante unos instantes sobre su guitarra. Porque si hay un instrumento que brille con luz opaca en “Wind’s Poem” es precisamente esa guitarra que el artista sabe encabritar y elevar en retorcidas espirales de energía mística, hipnótica: el viaje multicolor hippy trastocado en pesadilla postmoderna en (poco) blanco y (mucho) negro.

“Wind’s Poem” se abre con un díptico esclarecedor. “Wind’s Dark Poem” es pura reivindicación: después de dos trabajos tan atemperados como “Lost Wisdom” (P.W. Elverum & Sun, 2008) y “Dawn” (P.W. Elverum & Sun, 2009), Elverum reivindica su pasado como The Microphones recuperando el feedback desesperado de algunos de los mejores momentos de “The Glow Pt. 2” ( K Records, 2001) y engalanándolo con ese gusto por el black metal que ya dejó patente en la apertura del EP “Black Wooden Ceiling Openin” (P.W. Elverum & Sun, 2008). “Through the trees”, el segundo corte, funciona más bien (y tal y como su nombre indica) como viaje a través de los árboles, dejándose llevar por una ensoñadora nube de sintentizadores vaporosos e inquietantes que son el reverso sonoro de la primer canción, aunque comparte con ella esa turbadora sensación de desamparo nocturno. El resto de temas de “Wind’s Poem” se adhieren a uno de estos dos patrones para seguir quitándole máscaras a ese monstruo nocturno que, desde un principio, se enfoca en primer plano. Hay más estruendo de árboles caídos como “The Hidden Stone” y destructivos truenos que gritan en el horizonte de la noche como “The Mouth Of Sky”; pero también hay más nubes flotantes como “Summons” o “Winds Speaks”.

En ocasiones, Elverum incluso investiga el intersticio entre ambos espacios, tal y como ocurre en “(something)” o, a la inversa, en “Lost Wisdom pt. 2” (de nuevo, buscando el contraplano de su anterior trabajo). Pero aún quedan máscaras por caer: el onirismo cinemático de “Between Two Mysteries” (utilizando, de forma nada gratuita, la sintonía de Angelo Badalamenti para “Twin Peaks”), el entumecimiento que precede al sueño en “Stone’s Ode” y el sosiego mesmerizante y bello de piezas como “My Heart Is Not At Peace” (que bien podría ser una nueva canción de Will Oldham) o la sublime “Ancient Questions” escapando de tus oídos como un animal herido internándose en el bosque.

En todas y cada una de estas excursiones trasnochadoras, y como es habitual en él, Elverum sigue desgranando los versos con murmullos folkies muy poco metaleros, por mucho que en los momentos más guitarreros del álbum sea imposible no pensar en Jesu, Xela o freakismos experimentales de la talla de Sunn 0))). Sea como sea, después del descanso emocional que supuso “Lost Wisdom”, es inevitable pensar que “Wind’s Poem” es una clarificadora herramienta para el retrato interior de las inquietudes del artista. Como tal, como catálogo definitivo de los sonidos de Mount Eerie, es impecable. Como retrato cara a cara con la noche, además, es sublime.

Raül De Tena

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

anorexia

Actualidad

"No sois princesas": la campaña contra los blogs que incitan a la anorexia

Hay que acabar con estas páginas que incitan al odio a una misma.

leer más
justin

Columnas

Las lágrimas de Bieber y el plumero de la Minaj: así fueron los VMA

Resumen de la gala: polémicas everywhere.

leer más
Naif

Actualidad

Naif vivió un atroz caso de maltrato; ahora disfruta de su nueva familia

"Afortunadamente, el que intentó asesinarlo no consiguió su objetivo, y Naif no solo ha salvado su vida, sino que acaba de ser adoptado".

leer más
Agresión nazi Bilbao

Actualidad

Neonazis agreden a un menor y le graban una esvástica con una navaja

Además, los agresores grabaron un "88" equivalente al grito "Heil Hitler" en simbología nazi

leer más
Samantha Conlon

Columnas

Mis amigas no quieren ser madres

Mis amigas no quieren ser madres, ¿y qué? 

leer más
cara delev

Ficciones

Por qué creo que Cara Delevingne es, en realidad, un hombre

Diario de una becaria.

leer más
Mona Matsuoka

Actualidad

Mona: la modelo que quiere ser Sailor Moon

Si Nylon Japan dice que hay que seguir su Instagram, será por algo.

leer más
slender

Actualidad

Si matan a su amiga, el hombre sin rostro lo verá y las protegerá para siempre

Capítulo 2 de 3. Aquí puedes leer el capítulo 1.

leer más

cerrar
cerrar