Wilco (The Album) Wilco (The Album)

Álbumes

Wilco WilcoWilco (The Album)

6.6 / 10

Wilco  Wilco (The Album) NONESUCH / WARNER

Después de la tormenta –una obra maestra convulsa llamada Yankee Hotel Foxtrot (2002), seguida del algo ruidoso y fugitivo A Ghost Is Born (2004)–, siempre llega la calma. Calma empalagosa cuando se habla de Jeff Tweedy, el chico tímido que leía a Henry Miller y que acabó liderando una mutante banda de alt country llamada Wilco. Porque lo que empezó siendo cosa de vaqueros tristes, country folk en crudo, sin conservantes ni colorantes, se ha vuelto vestido de domingo (corbata perfectamente anudada, autocomplacencia pop de manual). Domingo sonriente, encantador, y, sí, admitámoslo, en cierto sentido empalagoso. Eso fue Sky Blue Sky (2007), su anterior trabajo. Ojo, el disco era una sucesión de delicados y formidables hits derritecorazones y funcionaba a la perfección en su papel de chico triste con el que intercambias una mirada de complicidad en la cafetería, pero parecía más un ejercicio de desahogo sentimental que un paso más allá en el sonido Wilco –que había empezado a revolverse en “Yankee Hotel Foxtrot” y había dado un par de pasos atrás en su siguiente álbum, el ya citado “A Ghost Is Born”–. Y lo que pasa con “Wilco (The Album)” es que sigue la senda de “Sky Blue Sky” y esto son canciones bonitas que, en este caso más que nunca, no pasarán a la historia.

Es decir, pues: canciones bonitas de cabeza hueca ( “Deeper Down” tiene hasta un aire new age y “One Wing” un riff poco acertado). Canciones bonitas que son eso y a veces ni eso, porque el malditismo de “Bull Black Nova” desencaja en un álbum marcado por el ritmo de los Finn Brothers ( “Sunny Feeling” parece sacada de uno de los primeros discos de Crowded House) y el cinismo egocéntrico de ¿quién? ¿Tweedy? “Wilco (The Song)” no tiene desperdicio: “¿Estás un poco deprimido? ¿Están a punto de darte una puñada trapera? ¿Alguien te ataca? Oh, no importa, Wilco te ama”, canta Tweedy, en el corte folkie pop efervescente que suena a anuncio de secta de juguete y sirve de pistoletazo de salida al álbum. Álbum con tributo a George Harrison incluido (el primer single, “You Never Know”, es un claro homenaje a “My Sweet Lord” del ex Beatle) y con temas a ratos sonrojantes para alguien de la talla de Tweedy (podría decirse que el cierre, “Everlasting”, es un tema juguetón o casi tan poco trabajado como el duo con Leslie Feist “You and I”, cuyo arranque promete pero que acaba de una forma, digámoslo suavemente, abrupta).

Entre lo mejor, “Country Disappeared”, o el bueno de Jeff haciendo lo que mejor sabe hacer: americana ululante, de manos en los bolsillos y paseos bajo la lluvia mirándose las puntas de las botas después de una despedida. Vestido de domingo, pues, que escalará en las listas de ventas (el artefacto es de lo más accesible), pero poco más.

Laura Fernández

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar