Where I Am Now Where I Am Now

Álbumes

Area AreaWhere I Am Now

7.8 / 10

Si no se ha bajado nunca a las catacumbas del techno americano de los últimos años, es difícil estar familiarizado con el nombre de Area. Como DVS1 hasta no hace mucho, su trabajo ha permanecido escondido en vinilos de tiradas cortas y exquisitez máxima, protegido en sellos con distribución difícil en Europa como Steadfast –casa de Brendon Moeller–, o su propia plataforma, Kimochi, que están entre la reserva espiritual del techno más incorrupto, el que también se hace desde posiciones cercanas como las de Echospace, Jus-Ed o DJ Qu. Su trabajo ni es prescindible –más bien todo lo contrario; es un tesoro todavía por desenterrar– ni escaso, porque sin tener en cuenta este álbum en Wave Music, los trabajos que ha planchado hasta la fecha ascienden a cerca de 30 remixes y casi una decena de EPs, contando incluso con “Burning Mercury”, el único firmado como Lightness, que es el proyecto compartido que tiene con, precisamente, Brendon Moeller. Pero el de Area es un tesoro que todavía brilla con luz tibia porque no ha conocido aún los suficientes oídos que lo admiren. “Where I Am Now” ha tardado en llegar casi seis años y se ha materializado por fin gracias a la insistencia tenaz de François K, que ha seleccionado y secuenciado personalmente los temas, extraídos de vinilos precedentes, con la dedicación de un padre.

De Area, la persona, se sabe poco. Vive en Chicago, donde mantiene un programa de radio en la estación WNUR, y ha usado el alias m50 para pinchar y comunicar, aunque finalmente ha sido Area el nombre que ha acabado por adoptar como principal –y que habrá que usar mientras no se revele su verdadera identidad–. De lo que sí se sabe es de su estilo: crudo, económico en el uso de sonidos, pero nunca esquelético, reminiscente de diferentes etapas y artistas importantes del minimal continuum de los últimos 20 años, los que van del “Ploy” (1992) de Maurizio hasta la actualidad, cuyo presente puede quedar representado perfectamente en este álbum construido con materiales de calidad incuestionable. En lo estrictamente estético, “Where I Am Now” suena como un resumen bien medido y sin premuras de diferentes maneras de entender lo ‘minimal’: “Palindrom”, por citar un ejemplo al vuelo, recuerda en su envoltura hipnótica tanto al “Dexter” de Ricardo Villalobos –la línea de bajo tiene una semejanza quizá no casual– como al seminal “Phylyps Trak” de Basic Channel, y “Cellicos” parece una improvisación en directo, extendida hasta los siete minutos, de la parte más crujiente y fría del “Beau Mot Plage” de Isolée, una idea que retoma de nuevo en “Ilpod”, ya casi al final del disco. Area ha conseguido sonar maduro en su más de media década de evolución hasta dar con un sonido que se refleja en la historia –se detectan rastros de Swayzak, snd y Recloose, según opte por una compresión más musculada, por forzar la experimentación o elevar la temperatura con inevitables escapadas hacia el deep house–, y que a la vez se nutre de ideas menos trilladas.

Algo que nunca hace Area es sucumbir a la precipitación. Nunca se le dispara el bombo, nunca pierde el control de la música, sabe por dónde la debe llevar y la guía con mano firme, como un jinete que se ha compenetrado a la perfección con su montura. Él decide el camino, y no al revés, y es por eso por lo que suena siempre tan cerebral, a ratos hasta confundiéndose con los primeros Autechre, los de “Basscadet EP” y “Tri Repetae”, a los que alude de una manera casi directa en “Cecentric”: no hay en Area ese abandono rítmico, esa deriva hipnótica que te encierra en un bucle de eternidad como los de los maxis de la serie Maurizio, y cuando lo hay es férreo, directo al grano, como en “Mass Conserved”, que suena como un disco de electro editado durante el pináculo creativo del sello Playhouse o de la discografía de Mathew Jonson, con muestras de piano eléctrico dispersas a lo largo de un ritmo quebrado y potente.

Pero lo que se pierde dificultándole la tarea al DJ, se gana en riqueza de matices, y al fin y al cabo este álbum lo ha armado François K a partir de lo mejor de Area precisamente para ser consumido del tirón, en largos viajes nocturnos en coche o merodeando por las aceras de una gran ciudad en invierno. Se podría acabar la crítica especulando con la idea de que Area ofrece en “Where I Am Now” un revulsivo para el techno en 2012, pero eso, desgraciadamente, no sería decir la verdad: este material ni es nuevo ni va a reactivar la popularidad del techno de factura mental, pero su mérito está –y eso no es poco– en reactualizar ideas que llevaban tiempo dormidas, o mal difundidas, a las que de repente se les ha dado una nueva sacudida para volver a despertar. El disco es una manera ideal de reconciliarse en 2012 con el techno explorador y puro que los verdaderos aficionados siempre saben apreciar y aplaudir. Area = respeto.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar