When Horses Die When Horses Die

Álbumes

Thomas Brinkmann Thomas BrinkmannWhen Horses Die

9.2 / 10

MAX ERNST

Ese tópico que asegura que en la música todo ya está dicho sólo es aplicable a los artistas que no atesoran talento. Sin haber inventado nada, Thomas Brinkmann lleva ya una década maquinando sensaciones pocas veces experimentadas. “Klick” fue su cetro: la filosofía del ruido digital enfocada desde un ángulo sucio, tosco y nada amable. Y Soul Center, su proyecto de soul-funk desestructurado, el alias que le dio el reconocimiento que merecía. Desde entonces, sus apariciones no han sido tan sonadas. Después de “Lucky Hands”, su anterior disco, se imponía un golpe de autoridad, algo para lo que el alemán parece haber nacido. Y a fe que “When Horses Die” lo es. Y de qué manera. Brinkmann acaba de dar un tremendo golpe en la mesa sin levantar demasiado la voz, equilibrando de manera sorprendente la idea y la práctica, la libertad ambiental y el rigor matemático, la austeridad minimalista y la generosidad melódica. Después de escuchar las notas de ese piano con que se nos da la bienvenida, me planteó una pregunta: ¿estamos ante el “Berlin” ( Lou Reed) de la era digital? Son palabras mayores, pero ese perfil atormentado de los personajes que interpreta la impactante voz de Brinkmann también anima a imaginarlo. Al igual que la atmósfera opresiva de cabaret electrónico en el que todos se citan. Un clon del Nick Cave más desolado asoma por “Birth & Death”; en “It’s Just” reconocemos a Alan Vega pasado por un lifting. Algunos dicen que el clima que se respira en este club clandestino es similar al de los discos de Colder, pero los susurros del francés nunca nos helaron tanto la sangre como lo hacen los de “Uselessness”, clavándose en la conciencia con ese poder de seducción del que se vale el miedo. Para aliviar la tensión nada mejor que un poco de sentido del humor. ¿No resulta divertido ver cantar a Brinkmann una pieza de baile (“Souls”) con ese registro tan indolente, casi narcoléptico? Pedazo de artista.

César Estabiel

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar