Well Done Europe Well Done Europe

Álbumes

The Chap The ChapWell Done Europe

8.1 / 10

The Chap  Well Done Europe LO RECORDINGS / POPSTOCK!

The Chap se declaran extremistas frente a la mediocridad de casi toda la cultura de masas de hoy día. Sin dejar de sonar a pop pluscuamperfecto pretenden revolucionar su rutina de la forma más radical posible. Son, junto a excepciones como Astrud y Matthew Herbert, de los pocos grupos situacionistas que tenemos. Para la promoción de su nuevo disco, además de adelantarlo comprimido ridiculamente (¿a alguien le interesa el nuevo disco de The Chap?), han compuesto un track con las polémicas declaraciones de Gordon Brown a raíz del incidente Rochdale. Todo un ejercicio de detournement al más puro estilo Guy Debord. Personalmente, no puedo evitar imaginarlos como una suerte de célula terrorista que intentara dinamitar las fronteras de la música popular desde dentro o, mejor, como unos espías encriptando en mensajes cifrados todos sus secretos. Pero al mismo tiempo me parto de la risa con sus desopilantes y escasas entrevistas. Lo suyo es algo –sentido del humor– rarísimo de encontrar actualmente y ellos son, como se deduce, una banda de broma para tomarse muy en serio.

Son igualmente un grupo enrevesado pero nunca complicado del todo. Quiero decir: su propuesta es digresiva y distante pero para nada merecedora de la ignorancia con que se les ha venido despachando hasta ahora. Aunque nunca se llegue a saber a ciencia cierta qué requieren del oyente –¿una escucha con los oídos bien abiertos?–, está claro que como emisores se entregan al máximo. Es más, una vez imbuidos de su jocoso universo, sus verdaderos fans de repente ven cómo todo cuadra de forma inaudita en su para otros imposible rompecabezas. El caso es que, establecidos entre Londres y Berlín, llevan una década dando forma a un codificado catálogo de “música equivocada” al que pocos, como decimos, han sabido prestar la atención adecuada. Aislacionistas como The Books (con quienes comparten un exquisito gusto por los found sounds más inusuales: el mejor de este disco la pitada de cafetera en “Torpor”), estrambóticos como Devo y subversivos como Enon, su historia sigue invisible para multitud de melómanos supuestamente adictos al pop inclasificable.

Outsiders incorregibles, hoy entregan su cuarto disco, el más refinado, un quirúrgico trabajo que sublima las inquietudes artys planteadas en seminales tesoros a revisitar como fueron “The Horse” (2003) y “Ham” (2005). “Well Done Europe” supone su primer lanzamiento internacional de la mano de Lo Recordings, casa ocasional de otros genios del bisturí como Aphex Twin o Squarepusher a la que regresan después de un breve affaire con Ghostly International. Retomando el porte del guerrero “Mega Breakfast” (2008) que firmaron para aquellos, “Well Done Europe” indaga a partes iguales en la épica de laboratorio que exploraron en sus comienzos. Y lo hace tirando para ello de lo más granado de sus cualidades como productores: funambulistas equilibrios entre el prog-pop, la comedia pop y el post-dance. El resultado es otro crucigrama de new-wave cerebral y extremadamente teórica en cuya premisa básica (epatar desde el elitismo de las músicas distintas) radica desafortunadamente su principal handicap: una profilaxis que los más cobardes tacharán de irritante y por la que les acusarán de resabiados. Eso sí, si se entra en el juego ya no se puede salir. Yo me declaré fan a muerte hace años y aquí sigo, enganchado.

De nuevo con el gancho del estudio como baza principal, “Well Done Europe” deconstruye sintéticamente cuerdas y agresivos riffs como si fueran cifras y ecuaciones con las que otros ni se atreverían. El planteamiento es provocador y casi dadá, pero su depurada higiene es precisamente lo que quieren que pervirtamos con nuestra escucha. Para este trabajo no esperábamos menos que lo que sigue: canciones alarma sobre la crisis económica ( “We’ll See To Your Breakdown”), temas denuncia jactándose de su miserable status artístico ( “We Work In Bars”), simpáticos ejercicios con los que enumerar un listado de celebrities ateas ( “Obviously”) y alegatos metarreferenciales contra sí mismos ( “Nevertheless, The Chap”, uno de los mejores tremas que han escrito en su carrera). Todo ello y mucho más basta y sobra para intentar reafirmar la aguda inteligencia de estos outsiders incorregibles. Y también su genial capacidad para poner patas arriba una escena –la británica– que nos venden incómoda y nerviosa pero que se revuelve en su butaca poco menos que adormecida. Larga vida a The Chap.

Cristian Rodríguez

* Escucha y compra aquí

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar