Welcome To Mikrosector 50 Welcome To Mikrosector 50

Álbumes

Space Dimension Controller Space Dimension ControllerWelcome To Mikrosector 50

7.5 / 10

La historia de la música electrónica está llena de proyectos que han construido imaginarios narrativos alrededor de su sonido, siendo Drexciya y su mitología subacuática el caso más paradigmático. Actualmente, hay pocos productores que abracen esta idea con tanta fuerza como Space Dimension Controller. Desde sus inicios, todos sus lanzamientos han venido envueltos en historias sci-fi sobre viajeros temporales, planetas del futuro y civilizaciones espaciales. No es extraño, pues, que para dar forma a su álbum de debut Jack Hamill haya llevado esta idea hasta las últimas consecuencias; en “Welcome To Mikrosector 50” el trasfondo narrativo deja de ser un simple complemento para convertirse en el eje que lo vertebra todo. El resultado es, en la misma línea que los últimos trabajos de Symmetry o Kendrick Lamar, una suerte de banda sonora para una película imaginaria. Además de ser consecuente con la construcción de su perfil artístico, con esta elección Hamill consigue algo poco habitual en la música electrónica de trasfondo bailable; que el disco solo pueda entenderse –y por tanto, ser consumido– como un álbum con todas las de la ley.

Para sumergirse como es debido en “Welcome To Mikrosector 50” es conveniente conocer la historia que lo inspira. Tras cuatro años atrapado en la Tierra, el viajero espacial Mr. 8040 logra volver al planeta Mikrosector-50, el planeta del futuro del que partió antes de que un accidente le hiciese retroceder en el tiempo hasta nuestra época. Al poco de llegar, sin embargo, se da cuenta de que un error de cálculo le ha hecho llegar cinco años más tarde de lo previsto. A partir de aquí, el protagonista se intenta re-encontrar a sí mismo en un proceso que incluye un tenso encuentro con su antiguo jefe Max Tiroquan, una infructuosa búsqueda de un amor perdido, una escapada hedonista al distrito EroDru-10 y, al final, la resolución de que el pasado es un lugar más apetecible de lo que parecía. Más allá de las indicaciones de la nota de prensa, todo esto lo sabemos porque lo explica el disco, literalmente. Para ello, el productor abraza recursos cinematográficos como los créditos de inicio y final, la construcción de un universo cerrado, los personajes recurrentes y una generosa dosis de diálogos.

Esta concepción, evidentemente, también afecta al desarrollo musical del disco. Y no siempre con consecuencias positivas. Una de las virtudes de la música de Space Dimension Controller siempre había sido la naturalidad con la que integraba sus influencias, el boogie, el electro-funk, el Detroit más planeador, para dar con un discurso propio. Esta vez, sin embargo, el hecho de estar tan atadas a la secuencia narrativa que quieren explicar, hace que, en algunos casos, las canciones adolezcan de cierto aire a pastiche artificial. Es el caso, por ejemplo, del electro-rap “Mr 8040's Introduction” con el que se presenta el personaje, los aires italo de “You Can't Have My Love” o el tedioso “Quadraskank Interlude” que sonoriza un encuentro sexual con una prostituta robótica. Esto no significa que, en ciertas ocasiones, esta idea de dar más importancia a la creación de determinados marcos sonoros para acentuar la narración que a los tracks como a entes en sí mismos no sea válida. Funciona, por ejemplo, en el binomio “When Your Love Feels Like Its Fading” y “A Lonely Flight To EroDru-10”, en la odisea cosmic-disco a lo Lindstrøm que es “Confusion On The Armament Moon” o en el house funkoide de “Back Through Time With A Mission Of Groove”. Aún así, el hecho de que el momento más evocador del disco sea la vieja “The Love Quadrant” (recuperada de su maxi de debut en Kinnego editado en 2009), da una idea de que no estamos ante la colección de producciones más inspirada del irlandés. Aún así, analizado en conjunto, el disco cumple su propósito como artefacto narrativo de inspiración cinemática. Hamill se propuso dar forma a una película sonora y no hay duda que lo ha conseguido. Que esto compense o no la tibieza de algunos de sus elementos ya queda a gusto del oyente. ¿O deberíamos decir del espectador?

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar