Wavvves Wavvves

Álbumes

Wavves WavvesWavvves

5 / 10

Wavves Wavvves FAT POSSUM

Nathan Williams, el chavalote californiano que se esconde tras el nombre de Wavves, se aburre un montón. Tras fichar en una tienda de discos de San Diego, llega a casa dispuesto a matar el tedio, que diría Michel Cloup. Se encierra en su habitación y juguetea con cacharros que hacen ruido, mucho ruido. Luego vuelca el resultado en un Mac. Dice gustar de los Pixies, los Ramones, las Shaggs o Sonic Youth y escribe sobre rap en Ghostramp, otro de sus antídotos contra el hastío. Pero el sol de la Costa Oeste se cuela por las rendijas de su ventana e inunda buena parte de unas composiciones frugales, inmediatas, con cierto espíritu surfero y más de un estribillo memorable. Lógico, porque a Williams le encantan las Shangri-Las.

Al escuchar su segundo largo –es un decir, apenas dura media hora– uno se acuerda del Beck más tocapelotas, de los primeros Jesus & Mary Chain o de los Vaselines y no tarda en concluir que el tío tiene talento. Que todavía debe pulirlo, domeñarlo, acostumbrase a él, orientarlo hacia su vena creativa más melódica y pop. Pero el jodío lo tiene, eso desde luego. De no ser así, difícilmente habría dado con canciones como "No Hope Kids", "Gun In The Sun" o "So Bored", perlas de baja fidelidad que sobresalen en un disco marcado por la soledad, el exceso de actitud y la ausencia de filtro artístico. Aún así, no cabe duda de que aquí hay autor.

César Luquero.

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar