Watch The Throne Watch The Throne

Álbumes

Jay-Z & Kanye West Jay-Z & Kanye WestWatch The Throne

8.3 / 10

DEF JAM / ROC-A-FELLA / ROC NATION

Se lo ponen demasiado fácil a los haters: un disco de divertimento –a priori nada más que una anécdota grabada a trompicones, con algún que otro descarte de las sesiones de grabación de “My Beautiful Dark Twisted Fantasy”– atiborrado de referencias al éxito, la gloria, el estrellato o a un reinado sin límite ni fecha de caducidad aparente, incluso desde un título que no se anda con remilgos ni sutilezas poéticas, suena más vigoroso, excitante, pletórico y desafiante que el 75% de la producción hip hop de esta temporada. Llegarán las críticas tibias, los comentarios despectivos y los intentos de relativizar su contenido, pero “Watch The Throne” viene para demostrar que incluso en los momentos de respiro y cierta condescendencia Kanye West va muy sobrado. Sobrado de talento, chispa, inspiración y metodología irresistible, la misma que le permite erigirse en líder de un proyecto bicéfalo que favorece más su personalidad que la de Jay-Z.

Ambos afrontan este disco como un pasatiempo divertido y desengrasante que muchos quizás tomen como una frivolité de dos millonarios empeñados en recordarnos la buena salud de sus finanzas y la bonanza de su estatus. Pero a un servidor le ha sorprendido que más allá de ese punto de partida el álbum venga reforzado con una profundidad sociológica que va más allá de la celebración y la prepotencia egocéntrica. Quien solo quiera ver a dos estrellas pasándose el micro para dirimir quién la tiene más grande estará pasando por alto rimas de fuerte voltaje con contenido y perspectiva. “Murder To Excellence” es un magnífico análisis sobre el papel de los negros en las altas esferas sociales norteamericanas, tiene mala leche e intención; en “Made In America” sobrevuela con sutileza y sensibilidad la idea del contraste entre la felicidad del éxito y la melancolía del día a día asociada a la pérdida y la muerte; o en la impresionante “New Day”, probablemente el mejor momento de todo el lote, con un beat demencial de RZA, Jigga y Kanye ficcionan sobre los hijos que todavía no han tenido en una parábola autobiográfica más propia del mejor Nas que de cualquier nuevo rapper con aspiraciones emo.

Claro que en muchos momentos ambos se dejan llevar por el carpe diem y rivalizan en el grosor de sus chequeras o en quién cierra más tarde los reservados del club de moda, pero incluso en esa tesitura hay más gracia y creatividad que en el discurso de muchos nuevos gatos ebrios de fama. A los dos les conocemos mejores rimas y discursos más satisfactorios, no es esta una cima en su carrera ni pretende serlo, pero conviene insistir en el hecho de que en “Watch The Throne” no todo es color platino y hay chicha y tela que cortar. Y si el apartado lírico supone una grata sorpresa a tenor de las expectativas creadas por la infame “H.A.M.”, con diferencia la peor canción del disco, el andamiaje musical ciertamente nos pinta la cara a todos aquellos que no confiábamos plenamente en sus posibilidades.

Aquí hay un señor discazo que se pasa por el forro de los caprichos las convenciones del mainstream actual y reorganiza a su antojo las claves del hip hop comercial de 2011. Que el disco más esperado, publicitado y promocionado de la temporada venga con beats firmados por RZA, Pete Rock, Q-Tip, 88-Keys o Mike Dean ya merece reverencia y ovación, con dos señores cojones. Pero que encima ambos hayan apostado por un sonido a medio camino entre el de “My Beautiful Dark Twisted Fantasy” y el de “Graduation”, épico e íntimo al mismo tiempo, ambicioso pero también austero, capaz de fusionar recursos soulful con luces de neón, tan creíble y eficaz en su faceta pop como en su registro hip hop, pletórico en los cameos –Frank Ocean y Beyoncé están espléndidos–, desarma cualquier apriorismo poco esperanzado, invita al regocijo absoluto y a preguntarnos obsesivamente dónde hay que firmar para que todos los discos de hip hop popular suenen así. Del trono no los baja ni el Papa.

David Broc

“No Church In The Wild (feat. Frank Ocean)”

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar