Was I The Wave? Was I The Wave?

Álbumes

Miracle Fortress Miracle FortressWas I The Wave?

7.1 / 10

Miracle Fortress  Was I The Wave? SECRET CITY RECORDS

Allá por 2007 parecía que el delicioso debut de Miracle Fortress abriría a Graham Van Pelt todas las puertas que quisiese. “Five Roses” no sólo se mecía al ritmo de las esencias revivalistas que se destapaban entonces –shoe y sixties, básicamente–, sino que también sirvió a su autor para abrir conciertos a un amplio abanico de artistas –de Love Is All a Vic Chesnutt– y para que Canadá, por aquellos años epicentro pop desde donde todo despuntaba, le brindara una nominación al aclamado Polaris Music Prize. El multiinstrumentista de Ontario parecía tenerlo todo de cara para afianzar con buenos cimientos un camino en solitario que le permitiera abandonar de una vez por todas Think About Life. Pero algún cable hizo contacto en su cabeza y decidió tomarse la empresa de esta “Fortaleza del Milagro” con calma, aparcarla hasta que no sintiera tener más qué decir y dejarse guiar por sus intuiciones antes que por un plan preconcebidamente acorde a los dictados de la industria.

Cuatro años después, despierta de nuevo Miracle Fortress y lo hace como si tratase de un nuevo proyecto, rejuvenecido y bastante diferente a su antecesor en estética e intenciones. Si no supiésemos por quién viene firmado, costaría relacionar “Was I The Wave?” con “Five Roses”; sin embargo, observándolo con lupa, se observan patrones repetidos. El primero es el que tiene a Van Pelt como único responsable de todos los créditos: se basta y se sobra él solo para componer, escribir, tocar, arreglar, producir y mezclarlo todo; y el segundo pasa por el hecho de que el esquema planteado responde, en el fondo, a las mismas ideas: synth-pop horizontal, texturas sintéticas, baile tímido, cándidas melodías. De cualquier manera, lo que resulta más interesante son los cambios, las nuevas pistas de aterrizaje que Van Pelt propone para su pop aéreo. Hoy los sesenta pasan a un segundo plano y la nostalgia se focaliza en los albores digitales de los ochenta. En “Raw Spectacle”, por ejemplo, se solidifica la gaseosa electrónica en la que hace cuatro años se disolvía “Maybe Lately”. Las voces y secuencias más cálidas se sustituyen por una gélida pátina electro que raya con la cold wave ( “Tracers”) y, por lo general, se imprime un tono más mecanizado y glacial a toda la estructura del álbum: seis temas largos ensamblados por transiciones instrumentales que se sitúan, estratégicamente, en los tracks 1, 4, 7 y 10.

A pesar de canciones como “Spectre”, gran sonrisa en el centro del disco, el problema de esta nueva reencarnación es que da la impresión de sentirse desubicada, de llegar tarde. Gran parte de sus oyentes potenciales (los más fanáticos de la etiqueta chillwave) van a sentirse desprotegidos y a tacharlo de impersonal. Estarán tan ocupados esperando lo nuevo de Memory Tapes que no van a prestarle ni la más mínima atención. Pero llegará un día en que se lamenten, porque el pequeño corazoncito de “Was I The Wave?” no ha dejado de latir y lo único que necesita es un poco de cariño para seguir haciéndolo. Con eso basta.

Cristian Rodríguez

“Everything Works”

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar