Warpaint Warpaint

Álbumes

Warpaint WarpaintWarpaint

7.7 / 10

Hay algo que hace a Warpaint francamente fascinantes, especialmente cuando se las ve tocar en vivo. Parece como si llevasen toda una vida juntas, y lo cierto es que así es. Este 2014 se cumplen diez años desde que se formaron el día de San Valentín de 2004. Desde entonces han maravillado al mundo entero con unos recitales en los que se nota que hay una química especial entre ellas, que se generan unas sinergias sobre el escenario mágicas y que, en definitiva, saben muy bien jugar la carta de la experimentación y la improvisación. Algo tendrá que ver que tres cuartas partes del grupo sean amigas desde la infancia. Por eso no extraña que aunque su álbum de debut, The Fool, tampoco fuese la hostia (aunque sí bastante bueno, no lo vamos a negar), hayan conseguido tener el reconocimiento mundial que han obtenido. Tanto la crítica como el público han visto en ellas algo especial. No se trata de un girl-group más, sino que aquí hay una banda que hace un art-rock de toma pan y moja, que les ha valido justas comparaciones con Cocteau Twins o Siouxsie And The Banshees. Con todo, ellas quieren huir de ese término, aunque no rechazan para nada su feminidad, al contrario, la refuerzan en sus discursos.

También, todo hay que decirlo, ha habido un componente de suerte en ellas. John Frusciante de los Red Hot Chili Peppers fue novio de Emily Kokal en sus comienzos y clave para introducirlas en la escena angelina y Chris Cunningham, director de un documental que sigue los pasos del cuarteto a lo largo de dos años y autor de la portada de su segundo disco, “Warpaint”, es marido de Jenny Lee Lindberg. Para grabar este trabajo las chicas se fueron a buscar inspiración a Joshua Tree, un sitio del que siempre han salido magníficas ideas musicales. El alucinante desierto y el amplio cielo les dieron la oportunidad de experimentar a tope con las nuevas canciones y buscar un sonido nuevo, quizá más centrado en las atmósferas que nunca y con unos ritmos que algunos podrían catalogar de R&B, aunque puede que estén más cercanos al trip-hop de Portishead, por ejemplo. Hubo también otro cambio, y es que esta vez trabajan con su nueva batería, Stella Mozgawa. Cuenta Kokal que eso les produjo “mucha excitación y que trajeron muchos nuevos juguetes que no tenían en la carretera”. En resumidas cuentas, “estaban preparadas para hacer algo nuevo”.

Como decíamos antes, Warpaint han tenido la suficiente suerte para rodearse de los mejores y en este LP han trabajado en la producción con Flood y Nigel Godrich, mano derecha de Radiohead les ha mezclado dos canciones. No especifican cuáles pero no extrañaría que fuesen “Intro” y “Keep It Healthy”, con unos aires de los Radiohead de la época “In Rainbows”. Esa batería es pura gloria, pero lo mejor es como se entrelazan todos los elementos musicales en un solo bloque. Una manera perfecta para iniciar un disco. Las chicas se la saben larga y ponen su primer sencillo bien rápido, “Love Is To Die”, que es posiblemente el tema más accesible que han grabado hasta la fecha. A veces se las ha acusado de cuidar más las atmósferas que los estribillos y las melodías, pero aquí se lucen en todos los aspectos. Hasta ahora el bajo no había tenido un buen protagonismo en el disco, pero en la etérea “Hi” lo subsanan. También entra en juego una caja de ritmos que, como comentábamos más arriba, recuerda mucho a Portishead. La pesadísima “Biggy” se lleva el premio gordo como mejor corte del álbum. Avanza con una parsimonia pasmosa, guiada por unas teclas ominosas y las angelicales voces de las féminas. Es aquí donde más se nota el cambio de sonido. A veces hasta parece una canción de Bat For Lashes.

A partir de aquí el álbum entra en una fase extraña y a veces no del todo satisfactoria. Hay que apreciar lo bonita que es la acústica “Teese”, pero tampoco olvidarse que es un tanto insulsa. Suerte que luego las cosas se arreglan y alegran en “Disco/Very”, una pieza que como su propio nombre indica recuerda mucho al disco neoyorquino de finales de los 70s. ¿Os lo esperabais de Warpaint? Nosotros no, y lo aplaudimos. Sigue la experimentación en “Go In”, cercana al dub; de continuismo nada de nada. Con todo, le falta la fuerza que sí tenían otras canciones suyas en el pasado. Mejor está “Feeling Alright”, que sin ser musculosa del todo, sí es tan memorable como “Love Is To Die” y tiene mucha madera de sencillo. Donde ya sí que fascinan es en la oscurísima “CC”, de lo más siniestro que han grabado las chicas en toda su carrera. Vuelvan las atmósferas brumosas en “Drive”, un corte que empieza como si fuese de The xx y que cuenta con unos buenos juegos vocales. Y otra sorpresa para cerrar el LP, un baladón de piano. “Warpaint” es, en definitiva, un muy buen segundo disco, en el que dos o tres tropiezos no consiguen empañar un trabajo final que es casi redondo. Ahora toca ver qué sucedió en Joshua Tree bajo la mirada de Chris Cunningham.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar