Wakin On A Pretty Daze Wakin On A Pretty Daze Top

Álbumes

Kurt Vile Kurt VileWakin On A Pretty Daze

8.8 / 10

De unos años a esta parte, sobre todo tras la cumbre del revival synth-pop alcanzada en “I Can Change” (LCD Soundsystem, 2010), hablar de discos de guitarras se antoja casi anacrónico. Tanto que cuando aparece un buen lanzamiento de rock’n’roll clásico necesita señalarse su existencia con el dedo, como si fuese una anomalía disonante. Lo más arquetípico del género -un nuevo álbum de Neil Young, una recopilación inédita de Hendrix- corre el riesgo de ser escuchado únicamente como se merece por los seguidores más ortodoxos, aunque también es cierto que a los amantes del mástil aún les quedan clavos ardiendo a los que agarrarse: teóricos del calado de James Blackshaw, Mark McGuire o Dustin Wong, pupilos indies convertidos en maestros gracias a sus florituras psicodélicas (de Girls a Tame Impala pasando por The National y Deerhunter), la airada guerrilla del resurgir grunge y, sobre todo, una facción de renovadores de la cosmic american music que, con un pie el suelo y otro en el cielo, están demostrando cómo hacer avanzar al género sin dejar de mirar respetuosamente al pasado. Hablamos de perversos puristas del estilo como el ominoso Cass McCombs, Fleet Foxes, Father John Misty, Phosphorescent o, claro, Kurt Vile.

De entre todos ellos, el de Filadelfia destaca como el más aplicado explorador de las posibilidades del instrumento, tejiendo mantos de ambrosía folk-rock en los que el oyente cae hipnotizado como en una tela de araña. El año pasado se compró una Fender Jaguar, aquella que volvieron a popularizar en los noventa actuales amigos suyos como J Mascis o Thurston Moore, y emocionadísimo con ella y con poder disfrutar en estudio del tiempo suficiente para “juguetear con tonos y sonoridades”, ha gestado tranquila y pacientemente su gran obra maestra. Al soberano “Wakin On A Pretty Daze”, que llega en una semana de apabullantes logros musicales a cargo de The Knife y de James Blake, no le cuesta lo más mínimo imponerse como uno de los largos más épicos de 2013. Su impresionante batería de recursos sonoros amplifica todo lo que ponía sobre la mesa el ya muy notable “Smoke Ring For My Halo” (2011), ensanchando el característico sonido de Vile a lo largo de once dilatadas canciones en las que no sobra ni un solo segundo. Son canciones, confiesa, que le vienen rondando por la cabeza desde hace casi una década, aunque parezcan únicamente posibles como resultado de una evolución y un desarrollo constantes.

Él insiste en que no, en que la música que sigue haciendo es la misma de siempre, pero no es difícil advertir los peldaños que ha subido en altura compositiva. Su innata sabiduría a la hora de leer el pasado del rock para emplazarlo en un futuro cercano -la misma con la que pasa de Bert Jansch a Gary Numan-, le lleva aquí a hacer intransferiblemente suyos temas como "KV Crimes" o "Too Hard", que en otras épocas y contextos hubiesen pertenecido a, respectivamente, Neil Young y Leonard Cohen. Todo controlado con tacto exquisito por una excelente producción y secuenciación de John Agnello con la cual se logra que cada tema aporte algo al anterior mientras prepara el terreno para el siguiente, y que hace que casen por arte de magia el tono más contemplativo del primer y último temas, con el de hits como "Snowflakes Are Dancing" y "Never Run Away" o con el refrescante tono upbeat de "Air Bud" o "Was All Talk", en la que suelta sin ambages “Hacer música es fácil. Mírame a mí”. Parece esta confianza, esta seguridad en sí mismo, el tener la certeza absoluta de manejar un material de calidad, la gran clave del disco. Y la escucha así lo transmite, provocando esa gratificante sensación de ser un trabajo denso que fluye con pasmosa naturalidad, de parecer hecho sin ningún tipo de esfuerzo extra a pesar de los nuevos recovecos sonoros que van descubriendo, entre capas y capas de masa sonora, las sucesivas escuchas. Así recibe el cosmos de la americana, si no lo había hecho ya, al trovador de la lacia melena. Con los brazos bien abiertos.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar