Wake Up! Wake Up!

Álbumes

John Legend & The Roots John Legend & The RootsWake Up!

7 / 10

John Legend & The Roots Wake Up! COLUMBIA-SONY MUSIC

Uno de los grandes aciertos de “How I Got Over”, el último disco de The Roots que no dejamos de citar y recordar en esta casa a medida que pasan los días desde su publicación, es la visión panorámica, integradora y rabiosamente contemporánea de su sonido aplicada a una idea de fuerte arraigo ideológico y político. Se trata de un arrebato de rabia, furia, tristeza y queja a la vieja usanza de los discos de soul y funk de los 70 –hay mucho de estallido Black Panther en su discurso–, pero cambiando la llamada a la violencia por una llamada a la sensatez y a un optimismo melancólico, cambiando las voces graves y los estribillos melódicos por rapeados concisos y colaboraciones de un espectro musical cien por cien caucásico. Y ahí está la magia del invento: pese a la injerencia indie blanca y su acercamiento a posturas más oscuras y turbias, ¿alguien puede encontrar un álbum más soulful a lo largo y ancho de la cosecha de esta temporada? Difícil. Y que dure.

Pocos meses después de su salida a la venta, “How I Got Over” recibe ahora la visita de un hermano menor que, pese a mantener el mismo espíritu combativo y las mismas intenciones y objetivos, se manifiesta en términos musicales y creativos notablemente distintos. E inferiores, para qué andarnos con remilgos. John Legend, uno de los pilares del neo-soul más melódico y accesible, apadrinado en sus inicios por Kanye West y autor de un par de discos notables en los que fusionaba el R&B sensual con el hip hop metrosexual, también ha querido firmar su particular disco sobre la recesión y su personal manifiesto del mandato de Barack Obama. Pero en esta ocasión ha optado por aplicar su barniz expresivo y la mano maestra de The Roots como banda de acompañamiento a una colección de clásicos de la música negra más peleona y aguerrida de los 60 y los 70. La idea está clara y tiene sentido, trasladar aquellos gritos de protesta y reivindicación a nuestros días, demostrar que en cuarenta años pocas cosas han cambiado y que el discurso prevalece y, de paso, dejarle claro a todo el mundo que es posible reinterpretar aquellas canciones en pleno 2010 con el mismo sentimiento de entonces.

“Wake Up!” carece de la fuerza, la frescura, la originalidad y la emoción que transpira “How I Got Over” y, por supuesto, palidece en cualquier comparativa con el material original del que extrae las versiones. Pero dudo mucho que la intención de Legend y compañía vaya por ahí, no tiene ningún sentido intentar superar a Marvin Gaye, Donny Hathaway, Ernie Hines, Baby Huey & The Babysitters, Harold Melvin & The Blue Notes o Mike James Kirkland, algunos de los artistas reinterpretados en el listado, porque siempre tienes las de perder. Creo que su objetivo y cometido es más modesto en ese sentido. Más bien aspira a convertirse, y lo logra, en un reverso vintage y orgánico del R&B actual, más preocupado por el autotune, la producción y los beats casi house que por armar una propuesta sólida, perdurable y con contenido. La presencia de The Roots no es un capricho, sino que tiene pleno sentido y lógica en esta tentativa de olvidar beats prefabricados y efectos de estudio y confiarlo todo a una banda con todas las de la ley, como en los viejos tiempos, sabor y esencia retro. Legend podía haberse planteado una recreación de todos esos clásicos con una producción moderna y acorde a las tendencias del momento, pero el proyecto tendría mucha menos gracia, interés y credibilidad. Y el público al que le pueda interesar este concepto del soul en pleno siglo XXI tampoco lo hubiera entendido ni le habría llamado la atención.

El disco no sólo pierde todos los combates con el material original, que ya entraba en los planes. También contiene algunos instantes – “Humanity (Love The Way It Should Be)”, fogonazo reggae que aburre y descoloca; “I Can’t Write Lefthanded”, de Bill Withers, menos profunda y absorbente, de trazo más derivativo; o “Wholy Holy”, demasiado lejos de la de Marvin Gaye– que restan más que suman y propician que el diagrama emocional del recorrido presente altibajos e inestabilidad. Los baches quedan compensados con los principales highlights del viaje: “Hard Times”, musculoso e intenso arranque que se redondea con la aportación de Black Thought; “Little Ghetto Boy”, de nuevo con el MC y manteniendo el tipo con pasión y mucha firmeza en el apartado vocal, de muy compleja ejecución; “Wake Up Everybody”, con Common y Melanie Fiona, sobre todo porque se atreve con una versión más comercial y casi AOR sin perder nunca el rumbo ni el equilibrio soulful, el hit más claro y evidente de todo el disco; y “Shine”, el único tema original escrito por Legend, que con la ayuda de la banda de Filadelfia, se contagia de su melancolía urbana y firma su mejor canción en un par de años.

Disco de objetivos y pretensiones más ingenuas y honestas de lo que pudiera parecer en un principio, tan solo quiere reivindicar la lucha, la protesta y la conciencia negra reclamando, a su vez, un legado musical hoy ya perdido o desconocido entre las nuevas generaciones, “Wake Up!” se queda en un notable pelado no por su incapacidad manifiesta, y más que lógica, para acercarse con éxito a las canciones originales que revisita, sino porque la unión entre John Legend y The Roots en una aventura conjunta auguraba un proyecto más completo, profundo y personal. Sobre todo con el antecedente y en cierto modo aviso, demasiado fresco en el recuerdo, demasiado monumental, que lanzaba ese apasionante “How I Got Over” que, meses después, se empeña en seguir presentando candidatura para figurar en un lugar destacado en los resúmenes de final de año.

David Broc

John Legend & The Roots (ft. Common, Melanie Fiona) - Wakeup Everbody

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar