Volume On Volume On

Álbumes

Tanlines TanlinesVolume On

7.1 / 10

Tanlines Volume On FAMILY EDITION

Todavía no existe una explicación que nos aclare el porqué de esta vorágine tropicalista que desde hace unos años ha inundado el panorama musical (y el pop indie en particular). Algunos lo justificarán a partir de la grandísima repercusión interplanetaria del “Merriweather Post Pavillion” de Animal Collective, otros a la propagación como un virus del sonido Brooklyn de unos años atrás (Vampire Weekend, ¿recuerdan?), y unos pocos se agarrarán a la idea de que toda esta fiebre selvática es sólo un envoltorio para vender mientras haya un público dispuesto a comprar. Se admiten otras teorías, pero últimamente ocurre que hasta el grupo más inesperado, y sin venir a cuento, se pone a golpear unos bongos. A pesar de esta sobreexplotación, el año nos ha dejado otra abundante y satisfactoria remesa tropical. Están Delorean, por ejemplo, que tras el buen recibimiento de “Ayrton Senna EP” se han apropiado sin miramientos del sonido balearic saturado de pistas en “Subiza” y, mucho antes ya estaba ahí El Guincho, que ha proseguido su escalada internacional rememorando el pop FM de los ochenta. ¿Hay más? Sí, hay más: los californianos Kisses, que han perdido la virginidad veraniega en un complejo hotelero en el que sólo sirven piñas coladas a la hora del aperitivo, o Yeasayer, que se han reafirmado de cara a su público como los bichos raros del asunto. Y, también con base en Brooklyn, como Yeasayer, hay que tener en cuenta a Tanlines, cada vez más cerca de darse a conocer entre el gran público.

Las primeras noticias que tenemos del dúo datan de 2008, cuando Eric Emm –a quien habíamos visto antes en grupos de math-rock como Don Caballero y Storm & Stress– y Jesse Cohen –su background pasa por formaciones de punk festivo como Professor Murder– decidieron unir fuerzas para manifestar su opinión al respecto del pop afrotropicalista y el baile desgañitado: lo hicieron con sintetizadores juguetones y percusiones ornamentales que nada tenían que ver con su currículum previo, pero que les sirvieron para editar varios singles en Young Turks y True Panther. Luego vinieron participaciones en recopilatorios de Kitsuné y, hace tan sólo unos meses, un EP acorazado de buenas pretensiones melódicas titulado “Settings” y que muchos de los blogueros trendsetters señalaron como the next best thing. Hay hype.

Y donde hay hype hay hambre de conocer más sobre el grupo, y esa es la razón por la que aparece ahora –y sólo para el mercado europeo– este lanzamiento. La portada es bastante idónea para una banda que genera tantas emociones nostálgicas: simula la caja de un MiniDisc, un formato definitivamente muerto y enterrado. En cuanto al interior de “Volume On”, el disco recopila no solamente los seis temas del primigenio EP y unas cuantas piezas inéditas –como el chill-wave engullido por teclados de “O Seizing That Day O”, interpretada por Luke Jenner de The Rapture–, sino también varios remixes que les han dedicado artistas como Memory Tapes –que reinterpreta “Real Life”– sin necesidad de profanar la esencia melódica de las tomas originales. Teniendo esto en cuenta, hay algo claro: esto no un disco de debut al uso –para ello habrá que esperar al primer semestre de 2011–, sino un aperitivo destinado a que la existencia de la banda se pueda conocer mejor al otro lado del Atlántico.

Tanto en su vertiente instrumental – “Three Tree” o “Reinfo”, canción con la que comienza el disco, podrían ser músicas perfectos para cruceros por el Caribe pensados para ancianos con la libido alta (lo que se conoce como “viejos verdes”)– como en la vocal – “S.A.W.” abusa de los mismos filtros de voz que Animal Collective–, Tanlines nos recuerdan a muchas cosas antes oídas: por ejemplo, “Policy Of Trust”, que parece un homenaje a Depeche Mode camuflado, rezuma jugo de Yeasayer, igual que “Bees”, que parece un tema de El Guincho –a quien, por cierto, Tanlines ya le remezclaron su “Kalise” el año pasado–. Y eso no es todo. ¿Alguien puede resistirse a ese torbellino de baile ascendente que es “New Flowers” o a la siempre bienvenida voz de Glasser en la balearic “Z”? Nos dejan con ganas de más, está claro, y es temprano para ofrecer un pronóstico acerca de lo que vendrá. En unos meses podrá comprobarse si este acertado refrito de canciones que funcionan como puesta de largo para neófitos de Tanlines ha sido fruto de un arrebato inspirador o si la fórmula se agota. Por ahora, apuntan maneras.

Sergio del Amo

Tanlines - Real Life

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar