Voices Of Packaged Souls Voices Of Packaged Souls

Álbumes

Suzanne Ciani Suzanne CianiVoices Of Packaged Souls

7.2 / 10

La historia oficial de Suzanne Ciani nos decía hasta hoy que su debut discográfico había llegado con “Seven Waves” (1982), aquel LP de electrónica romántica, de oleadas gentiles y de cadencia suave rodeadas de melodías en tirabuzón que simulaban el ritmo del mar y el nacimiento de Afrodita de entre su espuma, que prefiguraba la edad más ilustre de la new age americana tras haber dedicado los años previos a los sonidos de laboratorio y la construcción de texturas –a partir de un modelo modificado del sintetizador Buchla– para publicidad y videojuegos. Aquel trabajo previo de Ciani, para marcas como Coca-Cola o Atari –los primeros sonidos que reproducían la apertura de una lata y el vertido del brebaje, o los láseres para matar marcianos en un Arcade, venían de su estudio– es el que ha recogido este año el sello Finders Keepers en la antología “Livixation”, en la que por primera vez aparecían en vinilo aquellos sus primeros experimentos que, aunque no reescribían la historia –pues era información conocida y documentada; la novedad de “Livixation” era que permitía escuchar lo que hasta entonces sólo conocíamos por el programa de Ramón Trecet o por YouTube–, al menos permitía contextualizarla mejor.

Sin embargo, hay una historia aún más remota de Suzanne Ciani que no viene consignada ni en la rigurosa base de datos de Discogs. “Voices Of Packaged Souls” se planchó en 1970, cuando ella había concluido sus estudios de electrónica en paralelo a los de solfeo –nada menos que con Max Matthews, el hombre que hizo cantar a una máquina por primera vez e inspiró la ‘muerte’ de HAL 9000– y pasaba las noches en la emisora de radio KPFA de Berkeley, California, con un moderno equipo de cintas, osciladores y sintetizadores primitivos a la manera del lujoso estudio de la BBC en el que trabajaban Delia Derbyshire y otros pioneros de los efectos de sonido y la library music. Allí, aburrida y sola, Suzanne Ciani hizo ruidos, manejó controles, diseñó un mundo abstracto y concluyó una pieza de música –que, a tenor de la vida, trata sobre los sonidos del cuerpo humano, de sus sentimientos y sus defectos: el amor, una nariz que se despelleja, el crecimiento de los huesos, la caída del cabello–, pieza que se utilizó en una exposición de arte en Bruselas, en la Galerie Withors durante el mes de junio de aquel 1970 y que se acabó editando en disco. Su primer disco. Limitado a 50 copias, ni una más, ni una menos.

Así pues, antes de “Seven Waves” y lo que vino después –sobre todo “The Velocity Of Love”, cuando Ciani ya definitivamente empezó a recuperar el piano como instrumento de expresión favorito, decidió cambiar lo experimental por el impresionismo de trazo leve y se lanzó de lleno a la despreocupación burguesa de la música N.A. más light–, hay una Ciani radical que reclama su lugar en la historia entre las verdaderas pioneras de la electroacústica primitiva, a modo de equivalente californiana de las Daphne Oram y Delia Derbyshire recientemente reivindicadas. El repress de Dead-Cert –nuevo sello fundado por Andy Votel y Demdike Stare para reeditar materia oscura– está limitado a 500 copias y reproduce fielmente el diseño original en Liquid Sounds Records, con esa portada plateada, brillante, dibujada en tinta negra impresa que parece que en cualquier momento se vaya a difuminar y arruinar el objeto. El interior consiste en dos suites extensas en las que Ciani utiliza los recursos a su alcance –longitudes de onda vibrantes, como si practicara un remake de la banda sonora de “Forbidden Planet”, abundancia de voces manipuladas electrónicamente de las cuales utiliza palabras o números dispersos en la grabación y que dan unidad conceptual a todo el disco, zumbidos y otros intentos de extraerle el alma a la máquina– para conseguir un meticuloso tapiz de sonidos sintéticos que hoy nos suenan superados, lógicamente, pero que en su momento debieron ser completamente alienígenas.

La importancia de discos así está en que consiguen hacer justicia a personas maltratadas de manera irresponsable. Aunque sus discos de los 80s –y, sobre todo, los de los 90s, a partir de “Hotel Luna” y la serie “Pianissimo”– sean de una ligereza naïf que empaña en cierto modo su labor de pionera que hoy tanto se reivindica, Suzanne Ciani siempre ha merecido respeto por su trabajo durante los 70s, una mancha que antes se podía tolerar por desconocimiento pero ya nunca más –en ese sentido, su lavado de imagen es aún más poderoso que el de Jean-Michel Jarre al recopilar sus trabajos electroacústicos previos a “Oxygène” en su última antología, “Essentials & Rarities”–, y que incluso anima a esperar, de sus próximos discos, algún regreso al origen, un olvido del piano y el sintetizador decorativo y un incremento de zumbidos y texturas crujientes. De todos modos, no lo esperemos: Ciani ya ha anunciado que su próximo trabajo estará inspirado en unas vacaciones increíbles que pasó el año anterior en Venecia. Lo cual, quieran que no, también tiene su aquél, porque Venecia mola.

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

monos1

Actualidad

Los bebés tienen más sensibilidad visual que los adultos… pero es un problema

Un bebé menor de 4 meses es incapaz de identificar un objeto como el mismo con iluminaciones diferentes

leer más
Jai Alai Blues

Actualidad

De cómo una huelga dinamitó el proyecto de una major league de origen vasco en USA

La ambición empresarial y una huelga acabaron por tumbar el proyecto de convertir la cesta punta en un deporte mayoritario en EEUU

leer más
Bernie Sanders Young

Ficciones

El gran secreto de Bernie Sanders

¿Cómo va a ser 'Bernie' el nombre de un hombre grande?

leer más
A girl in the river

Actualidad

“Mi propio padre intentó matarme para limpiar su honor”

Según datos oficiales del Gobierno pakistaní, más de 1.000 mujeres son asesinadas cada año a manos de sus propios familiares por cuestiones de honor

leer más
brain

Historias

El neurocirujano que abrió su propio cráneo para saber

"¿¡Qué diablos es lo que he hecho!?".

leer más
medico

Historias

16 frases lapidarias de un médico que odia ir al médico

Según este doctor, la medicina moderna está llena de matasanos. Literalmente.

leer más
TED

Actualidad

La charla TED que promete acabar para siempre con los malos hábitos

No se trata de acabar con el refuerzo positivo, sino de convertirlo en negativo

leer más
pewdiepie

Columnas

YouTube se ha convertido en una corporación mediática tan chunga como todas

Sirvió de plataforma de lanzamiento de muchos creadores, pero ahora se ha convertido en un lugar hostil para la creatividad.

leer más

cerrar
cerrar