Vicious Lies And Dangerous Rumors Vicious Lies And Dangerous Rumors

Álbumes

Big Boi Big BoiVicious Lies And Dangerous Rumors

7.1 / 10

Hace unos meses Big Boi declaraba que André 3000 había tenido más participación en “Vicious Lies And Dangerous Rumors”, su segundo disco en solitario, de la que él mismo hubiera imaginado a priori. Aseguraba el rapper de Atlanta que su compañero en Outkast le había aconsejado reorientar parte del material grabado y profundizar en un sonido más ‘electro-rap’, en contraposición a las ideas originales del álbum, más continuistas con el funk musculoso marca de la casa, que no apuntaban a una ruptura formal tan explícita. Y Big Boi se tomó el consejo al pie de la letra, pues el disco se distancia considerablemente de su predecesor desde un punto de vista expresivo y musical, pero también en lo que a resultados finales se refiere. Para resumir: “Sir Lucious Left Foot… The Son Of Chico Dusty” respetaba y prolongaba la esencia del sonido Outkast y alcanzaba el sobresaliente; “Vicious Lies And Dangerous Rumors” rompe con sus señas de identidad más definidas y apenas llega al notable.

La culpa de que este segundo álbum no le pueda mantener el pulso a su predecesor la tiene, básicamente, su concepción musical. Big Boi no solo ha cambiado casi por completo el elenco de productores –tan solo repiten Mr. DJ y Organized Noise–, sino que además lo ha hecho con la clara intención de diversificar su discurso, pero con decisiones discutibles. Por ejemplo: confiarle canciones y peso específico a Phantogram y Little Dragon, dos formaciones procedentes del universo indie-pop. Este intento de fusionar pop y rap –la colaboración de Wavves también va por ese camino– no es un problema en sí mismo, al contrario, pero simplemente en el contexto del disco no funciona ni convence. Ni consiguen darle un nuevo empuje a su discurso ni tampoco extraen hits redondos de su unión, y es entonces cuando ideas a priori interesantes se quedan en proyectos fallidos. Tres casos para ilustrarlo: “Lines” demuestra que A$AP Rocky y Phantogram no cuajan; “Thom Petite” intenta unir sin éxito a Killer Mike y Little Dragon; y “Shoes For Running” naufraga de manera considerable encerrando en la misma cabina a B.o.B. y Nathan Williams de Wavves.

“Vicious Lies And Dangerous Rumors” no es un desastre. Y no lo es porque a pesar de sus ideas fallidas y la caótica concepción del rumbo sonoro en su recorrido encontramos motivos suficientes para seguir creyendo en la capacidad de Big Boi para armar discos importantes. El primero, sus letras y su movilidad de flows. Es este un disco amargo con mucho poso emocional, centrado en la pérdida y el amor, en que el rapper vuelve a posicionarse como uno de los letristas más sugerentes y acertados del panorama actual. Y segundo, los puntuales estallidos de inspiración: “She Hates Me” es una de las mejores canciones de 2012 por la producción, que lleva el sello Outkast, y por la colaboración de Kid Cudi, esta sí perfectamente integrada en el contexto; “Gossip” es un rotundo homenaje al dirty south que une a UGK y Big K.R.I.T., pasado y presente del género; “The Thickets” es otro momento álgido, quizás porque podría haber encajado sin problemas en “Stankonia”; y también “In The A”, con T.I. y Ludacris, deja claro que cuando se lo propone Big Boi puede sonar más duro y bombástico que nadie. Lejos de la monumentalidad pretérita y confundido durante muchos minutos, Big Boi no ha firmado un mal disco, ni mucho menos, pero a un personaje de su envergadura es inevitable exigirle siempre la excelencia.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar