Vexations Vexations

Álbumes

Get Well Soon Get Well SoonVexations

7.8 / 10

Get Well Soon  Vexations CITY SLANG / COOP SPAIN-NUEVOS MEDIOS

Son tantas las referencias cultistas que abundan en los discos de Get Well Soon –y en este más que en el anterior, el titulado “Rest Now, Weary Head! You Will Get Well Soon” (2008)–, que sería muy fácil cogerle manía a Konstantin Gropper, compositor y multiinstrumentista alemán que se refugia tras estas partituras épicas que, si a algo se parecen, es a Arcade Fire (y eso debemos considerarlo bueno). Solemos sospechar de los que presumen de cultura tanto como de los/las que presumen de belleza, y aquí hay un no parar de alusiones suficientes como para rascarse la nuca La primera, la más evidente de todas, está en la portada, una pintura que pende de los muros del Hammer Museum de Los Ángeles (concretamente, “Pie Fight III”, de Adrian Ghenie), e inmediatamente te imaginas a Gropper dando explicaciones en revistas, aireando su subscripción a canales de televisión tipo Arte, intelectualizando sus canciones en exceso. Si fuera sólo eso, aún, pero es que hay más: Gropper trata sobre el estoicismo a partir del filósofo romano Séneca ( “Seneca’s Silence”), y del existencialismo citando sin citar a Sartre ( “Nausea”), y de cine y libros que en ningún caso son títulos de Stephen King o Arnold Schwarzenagger. Es muy fácil imaginárselo como el resabiado de la clase, el chico guapo con gafas de pasta que invita a las chicas a ver películas en la filmoteca, el que siempre que va a la biblioteca para tomar prestados libros de filosofía contemporánea con un matiz izquierdista (y preferiblemente francés). Todos hemos conocido a alguien así. Incluso todos somos un poco así. Y sabemos que en el fondo no son malos tipos, pero tanta exhibición de cultura suele resultar siempre algo sospechosa si se utiliza para enfatizar lo que no se es.¿Es Get Well Soon, pues, un grupo cultureta? La respuesta es sí. Pero también es un grupo delicioso cuando Gropper decide vestir las canciones de lujo orquestal, como en “We Are Free”, donde se calza el grano vocal de Stephin Merritt ( The Magnetic Fields) y las cascadas de cuerdas rococó, chispeantes y sólidas, de The Divine Comedy. Así que el disfrutar de este disco no tendría que venir determinado por los prejuicios: por una referencia a los cortometrajes de Herzog que el hombre cuela ( “Werner Herzog Gets Shot”, una manera muy fina de decirnos que tiene una colección de DVDs alucinante, cuando lo más fácil hubiera sido no mencionar a Herzog, porque no se dice el nombre de dios en vano), luego nos obsequia con melodías de fantasía, intimismo quejoso como el de “Red Nose Day” y otras delicias de cámara (ésta en particular, ¿con theremín o con sample de ópera?). Todo es refinado en “Vexations”, y de igual manera en que es lícito arrufar la nariz y sospechar de las intenciones de Gropper, también es de rigor reconocerle categoría compositiva, calidad en los arreglos y un crecimiento artístico encomiable. Luego lo piensas: ¿qué tiene de malo titular a una canción “A Voice In The Louvre”? ¿Hay algún problema en ir a museos y extasiarse con la pintura? ¿Y qué ocurre con los títulos en latín? ¿Va a dejar de ser “Aureate!” menos preciosa sólo porque el título está en una lengua que usa declinaciones (como el alemán)?Al fin y al cabo, al bárbaro Gropper le fascina el imperio romano –último tema: “We Are The Roman Empire”; recuérdese también el dedicado a Séneca– y nos tiene que parecer fenomenal que alguien haya grabado el disco que hubiera hecho Sufjan Stevens de haber contado con la orquesta de Michael Nyman ( “5 Steps / 7 Words”) –también aceptaríamos Yann Tiersen produciendo a Thom Yorke, claro (“Aureate!”)–, o la versión adulta del ahora irregular Patrick Wolf, que también vendía tormento, ilustración y exceso pasional en su pop barroco. El de Get Well Soon es más bien clasicista en un sentido Haydn de la palabra, y sobre todo se le agradece el esfuerzo de buscar el heroísmo de Arcade Fire sin tener que recurrir al punto rockista y macho –o sea, Bruce Springsteen– de los canadienses. Tema a tema, sus argumentos van desestabilizando los prejuicios, demuestra que las referencias cultas son sólo puntos de partida para tocar las cosas del corazón, y que ahí Get Well Soon tiene siempre un as en la manga. Este disco te conquista poco a poco, como el Ferrero Rocher en la recepción del embajador. Al menos a mí. Ojalá a ti también. Juan Pablo Forner

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar