Versus Versus

Álbumes

Various Production Various ProductionVersus

5.8 / 10

VARIOUS PRODUCTION

Desde la publicación de “The World Is Gone” (XL, 2006), el aura misteriosa de Various Production ha rebajado su fulgor, pero a cambio hemos ganado a un dúo hiperactivo que parece empeñado en saltarse los cánones del dubstep a la torera, si es que ya no lo estaban haciendo antes. Los que antaño eran sencillamante Adam & Ian y no se hacían fotos y pasaban por los lugares de puntillas, en plan tímido, dejando ver sólo su sombra, ahora son Adam Philips e Ian Carter, remezclan, colaboran y, si quisieran, pudieran ser los más extravagantes de la escena urban inglesa: el remix para Sugarbabes, “ Too Lost in You”, que abre este “ Versus”, es un pepinazo que, de haber figurado entre las producciones de un álbum de Beyoncé o Kylie, pudiera haber arreglado una carrera en declive. Pero eso es sólo si quisieran, porque en realidad no quieren. Various Production han asomado la cabeza y han vislumbrado la luz del exterior, pero su vida y su obra sigue firmemente enraizada en el underground. “Versus” es un volumen que ayuda a poner orden en su dispersa producción, repartida entre maxis en white label, singles en 7” limitadísimos, ficheros aiff grabados en un cd-r tiñoso que hace de banda sonora de una camiseta diseñada por Bonesy y mp3es grabados en unidades USB. Problema: por ahora, esta ordenación casi de bibliotecario afecta a un segmento de sus remixes, hechos y recibidos, y por eso “ Versus” se queda en un trabajo a medias. Por un lado, tenemos aquí las reconstrucciones de singles de Sia, Emma Pollock –ésta menos dubstep y más folkoide–, Virus Syndicate, Ian Brown y Foals, pellizcos de subgraves entre fogonazos de psicodelia noir. Por otro, cinco remixes más de temas como “ Hater” o “ Lost” firmados por los nuevos forajidos del beat a paso lento made in UK, gente mala como Zomby, Rustie, Milanese, Zan Lyons –éste más bandasonorístico– y Actress. Y, lógicamente, pasar de pista tras pista es pasar de pedrada tras pedrada de downtempo tóxico, grime carcomido por la termita de la electrónica retorcida y dubstep alienígena. Pero podríamos haber tenido más. Podríamos haber tenido sus singles, su colaboración con Cat Power, sus temas sólo disponibles en ficheros de audio comprimido… Tantas cosas. Por unanimidad, exigimos otro volumen ya, que este sabe a poquísimo.

Javier Blánquez

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar