Veckatimest Veckatimest

Álbumes

Grizzly Bear Grizzly BearVeckatimest

9.5 / 10

Grizzly Bear  Veckatimest WARP

A pesar de que “Southern Point” empieza como si hubiera sido grabada en 1969, quizá sea Veckatimest uno de los discos más “siglo XXI” que hayamos tenido la oportunidad de escuchar últimamente. En este primer tema, después de un minuto de guitarras acústicas, voz amable aunque algo alienada y un fondo de órgano con coros, sin saber de dónde, aparece una batucada –como una versión acústica de nuestro El Guincho– sobre la que la melodía continúa y las guitarras se desdoblan, se aceleran y se unen al piano para componer un mosaico de partes cambiantes, de diferentes minisuites, que vía velocidad y psicodelia, seducen al oyente hasta acabar, de nuevo con unos dulces punteos a la guitarra: un completo trip por diversos estados –sobre todo mentales–. Es esa capacidad, se diría que inagotable, para fusionar –más que mezclar: no se les nota ni una costura en todo el disco– tradición pop, psicodelia acústica, cuidadas melodías, voces de otra época y disimulada experimentación lo que hace de Grizzly Bear, ahora mismo, una banda indiscutible y de “Veckatimest” una obra maestra.

Rebajando la épica de las bandas surgidas de la espiral Arcade Fire –el disco está lleno de momentos íntimos, pero no por ello menos potentes como el canon de “Dory”, el intenso inicio de “I Live With You” o la balada terminal “Foreground”, deudora de unos pausados Radiohead, a quienes telonearon el pasado año–, coqueteando con la tecnología como si fueran unos Animal Collective tímidos – “Two Weeks” es una versión canónica, pop, de las cabalgadas de ritmos de los de Baltimore–, saboreando la posición de los instrumentos –impresiona la profundidad casi litúrgica de la balada “All We Ask” que acaba con lo que parece el ruido de un ventilador de PC moribundo–, volviendo al retrofuturismo de Broadcast “Ready, Able”–, jugando a ser rock – “While You Wait For The Others”– o trasteando con los juegos de voces de Panda Bear o Fleet Foxes “Fine For Now”–, los de Brooklyn firman un tercer disco de definitiva madurez que les plantea un reto imposible de resolver: ¿se puede llegar más alto? Es posible si logran mantener la inspiración que hace que unas canciones llenas de ángulos suenen abiertamente pop; adhesivas y tarareables sin caer en la estupidez. El gran hallazgo de este disco es que han puesto toda su sabiduría y experiencia en unos arreglos que siempre priorizan el desarrollo amable de la canción. Cuando en otro momento hubieran optado por la disonancia –aquí limitada a la extraña “Hold Still”, lo que les resta medio punto–, en “Veckatimest” se esfuerzan por encontrar un pasaje que, manteniendo la fórmula de libertad total, respete al oyente y mantenga la coherencia formal.

Ojalá el proceso que inició Ed Droste en solitario en Horn Of Plenty ( Kanine, 2004) y que tanto ha crecido con las incorporaciones de Chris Taylor –productor del último de Dirty Projectors–, Christopher Bear y, sobre todo, Daniel Rossen –también en los brillantes Department of Eagles– pueda seguir pariendo joyas como “Cheerleader”, la sintonía de un verano que, como la propia canción, merece no acabar jamás.

Half Nelson

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

cuba2

Historias

Confesiones ocultas desde una Cuba destinada a desaparecer

El proyecto Habana Humana retrata la realidad de Cuba a pie de calle

leer más
instagramcouple2

Ficciones

El oscuro secreto de la pareja más envidiada de Instagram

Alexis y Jay parecen vivir en un cuento de hadas. Pero la realidad es mucho más siniestra.

leer más
ruido

Historias

Los 8 sonidos más inexplicables que hacen tus vecinos de arriba

Si has tenido vecinos en el piso de arriba, has oído ruidos difíciles de explicar

leer más
iris

Historias

Iris Apfel, la it girl de 93 años

Probablemente, Iris Apfel no te prepararía las mejores croquetas del mundo o el arroz con leche más épico pero tiene mucho que enseñarte sobre ser ...

leer más
top tatuajesfeos

Ficciones

15 tatuajes que demuestran que errar es humano

Gente que luce (¿con orgullo?) los tatuajes más abominables.

leer más
crystal

Historias

Esta app te enseña a escribir el e-mail perfecto para cada persona

Crystal analiza a tus contactos para enseñarte el tipo de e-mails que les gustan.

leer más
Grassi

Ficciones

El infame caso de la psicóloga que inducía a sus pacientes al suicidio

¿Hasta dónde serías capaz de llegar en un trabajo que odias?

leer más
cosas dolorosas placer

Historias

20 cosas dolorosas que son tremendamente placenteras

Un pequeño catálogo de placeres torcidos

leer más

cerrar
cerrar