Veckatimest Veckatimest

Álbumes

Grizzly Bear Grizzly BearVeckatimest

9.5 / 10

Grizzly Bear  Veckatimest WARP

A pesar de que “Southern Point” empieza como si hubiera sido grabada en 1969, quizá sea Veckatimest uno de los discos más “siglo XXI” que hayamos tenido la oportunidad de escuchar últimamente. En este primer tema, después de un minuto de guitarras acústicas, voz amable aunque algo alienada y un fondo de órgano con coros, sin saber de dónde, aparece una batucada –como una versión acústica de nuestro El Guincho– sobre la que la melodía continúa y las guitarras se desdoblan, se aceleran y se unen al piano para componer un mosaico de partes cambiantes, de diferentes minisuites, que vía velocidad y psicodelia, seducen al oyente hasta acabar, de nuevo con unos dulces punteos a la guitarra: un completo trip por diversos estados –sobre todo mentales–. Es esa capacidad, se diría que inagotable, para fusionar –más que mezclar: no se les nota ni una costura en todo el disco– tradición pop, psicodelia acústica, cuidadas melodías, voces de otra época y disimulada experimentación lo que hace de Grizzly Bear, ahora mismo, una banda indiscutible y de “Veckatimest” una obra maestra.

Rebajando la épica de las bandas surgidas de la espiral Arcade Fire –el disco está lleno de momentos íntimos, pero no por ello menos potentes como el canon de “Dory”, el intenso inicio de “I Live With You” o la balada terminal “Foreground”, deudora de unos pausados Radiohead, a quienes telonearon el pasado año–, coqueteando con la tecnología como si fueran unos Animal Collective tímidos – “Two Weeks” es una versión canónica, pop, de las cabalgadas de ritmos de los de Baltimore–, saboreando la posición de los instrumentos –impresiona la profundidad casi litúrgica de la balada “All We Ask” que acaba con lo que parece el ruido de un ventilador de PC moribundo–, volviendo al retrofuturismo de Broadcast “Ready, Able”–, jugando a ser rock – “While You Wait For The Others”– o trasteando con los juegos de voces de Panda Bear o Fleet Foxes “Fine For Now”–, los de Brooklyn firman un tercer disco de definitiva madurez que les plantea un reto imposible de resolver: ¿se puede llegar más alto? Es posible si logran mantener la inspiración que hace que unas canciones llenas de ángulos suenen abiertamente pop; adhesivas y tarareables sin caer en la estupidez. El gran hallazgo de este disco es que han puesto toda su sabiduría y experiencia en unos arreglos que siempre priorizan el desarrollo amable de la canción. Cuando en otro momento hubieran optado por la disonancia –aquí limitada a la extraña “Hold Still”, lo que les resta medio punto–, en “Veckatimest” se esfuerzan por encontrar un pasaje que, manteniendo la fórmula de libertad total, respete al oyente y mantenga la coherencia formal.

Ojalá el proceso que inició Ed Droste en solitario en Horn Of Plenty ( Kanine, 2004) y que tanto ha crecido con las incorporaciones de Chris Taylor –productor del último de Dirty Projectors–, Christopher Bear y, sobre todo, Daniel Rossen –también en los brillantes Department of Eagles– pueda seguir pariendo joyas como “Cheerleader”, la sintonía de un verano que, como la propia canción, merece no acabar jamás.

Half Nelson

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

The Interview

Actualidad

Así es como una película muy idiota casi hace saltar el mundo por los aires

James y Seth sólo querían pasarlo bien, pero la cosa se les fue de las manos

leer más
NoTTIP

Actualidad

Así es el tratado que no quieren que conozcas porque cambiará nuestras vidas

Hablamos con Luis de Rico, de Ecologistas en Acción, para saber más sobre el acuerdo de libre comercio entre Europa y Estados Unidos.

leer más
avión

Historias

Este avión sin ventanas podría llevarte a cualquier parte del mundo en 4 horas

El Skylon podría revolucionar el transporte aéreo en una década.

leer más
gaza

Actualidad

Cuando los niños hablan, las bombas callan

“Me hirió en la barriga y se me salieron las tripas. Yo soy una niña, no tengo misiles, no deberían hacer estas cosas”.

leer más
tattoos

Actualidad

Quiero llevar todos los colores del mundo en mi pecho

Este tatuador tiene más de 32.000 seguidores en Instagram, ¿cuánto vas a tardar tú en darle al follow?

leer más
boredotdeath

Historias

27 momentos en los que he pensado que me quedaré soltero para siempre

:(

leer más
oficina

Actualidad

En esta oficina está prohibido sentarse

'The End of Sitting' busca replantear la manera en que trabajamos.

leer más
Venga Monjas

Actualidad

Vídeo-agitadores: la nueva comedia se rebela

Los vídeo-agitadores exploran el humor absurdo a un nivel que no habíamos visto antes en España.

leer más

cerrar
cerrar