Valhalla Dancehall Valhalla Dancehall

Álbumes

British Sea Power British Sea PowerValhalla Dancehall

7 / 10

ROUGH TRADE

El mayor fiasco en el currículum de British Sea Power gira en torno a la falsa creencia de que han nacido para llenar estadios, firmar bandas sonoras generacionales y ser reconocidos como estrellas rock de esas que, hagan lo que hagan, siempre tendrán un fiel regimiento de feligreses que les reirán las gracias hasta en los momentos de sequía creativa. Cada vez que publican un álbum, ansían degustar la recepción mediática de bandas como U2, Kings Of Leon o Arcade Fire –los únicos de estos tres, por cierto, con los que se les puede emparentar en cuanto a sonido, dada la épica escapista de la que hacían gala antes de la publicación de “The Suburbs”–. Pero aun probando suerte en varias ocasiones, BSP siempre han tenido que abandonar la maratón e irse a casa con el moco colgando para reflexionar en la intimidad; sin ayuda de dopaje no consiguen alzar ningún trofeo. Hace dos años, con “Do You Like Rock Music?”, se atrevieron a ir de cara, desplegar todas sus cartas, no engañar a nadie y proclamar a los cuatro vientos sus objetivos. Ahora o nunca, debieron pensar acerca de su éxito. Ni con esas lograron su cometido, probablemente porque, aun siendo los típicos alumnos que se sientan en la última fila y se saben las lecciones de memoria, al examinarse meten la pata y no consiguen alcanzar un resultado que les haga sobresalir del resto de compañeros de promoción.

Tras poner música al documental “Man Of Aran”, en octubre la banda ofreció un anticipo de “Valhalla Dancehall” en el EP “Zeus”, en el que se veía relucir una ligera evolución en su sonido con la introducción de algún que otro elemento electrónico en forma de sintetizador que hacía presagiarnos algo novedoso para la ocasión para los de Brighton. Si a esto le añadimos que en la hoja promocional del disco anunciaban que las mayores influencias de estas trece canciones iban a ser Serge Gainsbourg y Ralf & Florian (Kraftwerk) bajo el aliño de Stock, Aitken & Waterman, la expectación podía palparse fácilmente. Sobre el papel todo esto quedaba más que apañado, pero en la práctica tanto autobombo ha acabado resultando una falacia sin gracia. Cierto es que en “Living Is So Easy” y en “Stunde Null” –canción dedicada al pueblo alemán tras el desenlace de la II Guerra Mundial– se ha incorporado un sinte a modo de guirnalda decorativa. Sin embargo, el resto del minutaje se regocija en la formula que ya nos han ido mostrando en todos estos años.

Esto último no debe tomarse como una ofensa, ni mucho menos. British Sea Power ejercen su trabajo con soltura aunque con resultados desiguales –en su conjunto siempre puede hallarse algo desechable, aunque cada vez en menor medida–, y cuentan con un directo bien engrasado que muchos ya quisieran. La gran pega del asunto es que, en vez de atreverse a dar un paso adelante, siguen en sus trece de autoreferenciarse. “We Are Sound” es la hermana bastarda de “Down On The Ground”, “Observe The Skies” se aparea con “Lights Out For Darker Skies”, y “Thin Black Sail” nos hace rescatar aquel “The Decline Of British Sea Power” con el que debutaron queriendo ser Pixies. A estas alturas, con casi una década a sus espaldas, estamos en la obligación de exigirles lo máximo de sí mismos.

Esto no quita que haya momentos, como “Who’s in control”, populismo político de manual cuyas proclamas consiguen, pese a todo, tenernos con los brazos en alto –se les ha pegado algo de Manic Street Preachers, a quienes han estado teloneando no hace mucho–. Lo mismo se puede decir de “Mongk II” –la segunda parte del tema que se dejaba querer por el vocoder en “Zeus”– o el maravilloso lamento ambiental marca de la casa, “Cleaning Out The Rooms”, que ya aparecía en el citado EP –no se puede decir lo mismo de “Once More Now”, alargada innecesariamente hasta los once minutos–. Al margen de todo esto, se echa en falta alguna canción como “No Lucifer” o “Waving Flags” que nos haga tragar nuestras palabras. Un servidor sigue en sus trece: lo mejor de British Sea está por venir, todo se reduce a un urgente ejercicio de engranaje y pulimentado de aquí en adelante. Con “Valhalla Dancehall” los estadios se les seguirán resistiendo, aunque su público, ante tan pocas sorpresas, puede darse por satisfecho.

Sergio del Amo

{youtube width="100%" height=273"}-lrofDd03BU{/youtube}

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar