Undun Undun Top

Álbumes

The Roots The RootsUndun

8.8 / 10

The Roots

DEF JAM-UNIVERSAL

En una entrevista reciente, ?uestlove, batería y líder visible de The Roots, afirmaba que la experiencia de trabajar en televisión, concretamente como banda de acompañamiento en el show de Jimmy Fallon, les había servido, sobre todo, para aprender a tener paciencia. No es una declaración caprichosa, pues se diría que esa capacidad de contención y espera, esa habilidad para tomarse las cosas con calma, parece haber sido un argumento clave en la confección de “Undun”, apasionante nuevo álbum de la formación de Filadelfia que parece la continuación mejorada, desde todos los aspectos posibles, de su predecesor, “How I Got Over”, en especial de aquellos instantes más inspirados – “Walk Alone”, “Dear God 2.0” o “Now Or Never”– que descubrían al mundo una exposición más profunda y emocional de su discurso.

En teoría, “Undun” es un disco conceptual sobre la figura ficticia de Redford Stephens, un buscavidas con desenlace vital trágico que a lo largo de las canciones, y en boca de Black Thought y rappers invitados como Phonte, Big K.R.I.T. o Truck North, recuerda los episodios clave de su existencia y cómo éstos le acaban llevando a la muerte, pero en la práctica va mucho más allá de una idea más o menos interesante con su hilo narrativo para convertirse en una película de múltiples interpretaciones con su propia banda sonora, y esta idea es aún más atractiva y difícil de poner en práctica. Un salto de madurez no solo para la propia banda, que ya en su anterior grabación dejó claro que no estaba dispuesta a sumergirse en la rutina, sino también para el hip hop, necesitado con cierta urgencia de discos importantes que puedan transmitirle seriedad, ambición y desafíos expresivos de primer orden.

El perfil del personaje central, así como de los sucesos que desencadenan su periplo existencial, no pretende glorificarle ni condenarle. Es una exposición objetiva de sus circunstancias, sin excesos, en un tono seco y reflexivo, con una descripción del día a día en el gueto, más cercana a un episodio de “The Wire” que al gangsta rap, en la que las esperanzas de trascendencia del grupo quedan plenamente satisfechas y realizadas. La estructura narrativa inversa –todo empieza con su fallecimiento y a partir de ahí se rebobina en la memoria del personaje– y el sometimiento consciente y entregado de los artistas invitados a las exigencias del guión también resultan aspectos clave en la confección lírica del proyecto, de apenas 38 minutos de duración, con toda seguridad el disco que más corto se nos ha hecho este año.

A la dificultad de pergeñar un filme de riesgo y aspiraciones autorales en un álbum se le suma el diseño sonoro del mismo. Guiado por unos arreglos orquestales de sorprendente sutileza y precisión, no ya como complemento o retoque de estudio, sino como materia prima de las canciones, “Undun” puede funcionar como un disco de soul crepuscular –el desarrollo instrumental de “Make My”, “Kool On” o “Tip The Sacle” te hacen pensar en el acento y las maneras de “What’s Going On”– o como un disco de hip hop neoclásico –los ritmos duros de “The Other Side” o “Stomp” contrastan con los cuatro movimientos finales, íntegramente orquestales, entre el avant-garde y la banda sonora, con la ayuda de Sufjan Stevens en la relectura de su “Redford”–, pero en todo momento predomina el mismo tono vespertino, ese sofisticado y elegante sentido de melancolía urbana, esa arrolladora emotividad que contamina cada nota y melodía, que sabe capturar a la perfección el leitmotiv de la historia que está narrando. Si esto no es la banda sonora del gueto nada puede serlo ya. Y todo ello armado desde un prisma expresivo y creativo poco acomodaticio, una portentosa exhibición de talento sublimado al servicio de una idea: presentar con sencillez y naturalidad canciones extremamente complejas y elaboradas.

“Undun” no sólo es el disco de hip hop más bello de 2011, también es un maravilloso acto de rebeldía, una anomalía sin parangón en el género en los tiempos que corren. En un momento en que se premia la inmediatez, las prisas y la explosividad del aquí y ahora, The Roots demuestran a todo el mundo que esto es un viaje de largo recorrido y que a veces necesitas haber grabado diez álbumes para dar con tu referencia más redonda y completa, sin un solo minuto de relleno o fuera de lugar, y con un dominio impecable y ejemplar de la emoción. Podemos interpretarlo como queramos –¿Es un disco sobre la muerte o sobre la vida? ¿Es una parábola sobre la actualidad social o sobre el estado del hip hop?–, pero sea cual sea nuestra lectura la conclusión debe ser exactamente la misma: agradecimiento eterno.

David Broc

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar