Unapologetic Unapologetic

Álbumes

Rihanna RihannaUnapologetic

6.9 / 10

24 años y siete discos es un balance vertiginoso en la carrera de cualquier artista. Es un ritmo insano, agotador tanto para el que lo sustenta como para los que hacen de receptáculo. Es un ritmo, casi me atrevería a decir, contraproducente en muchos sentidos. Rihanna, para. Por Dios. No te hace falta sacar un álbum por cada peluca que estrenas. No hay necesidad. Porque, desde el boom de “Good Girl Gone Bad”, todos los discos que ha editado la barbadense utilizan casi el mismo patrón algorítmico. Esto es: un tercio de perlas negroides facturadas por su hada madrina The-Dream + un tercio de la comercialada que en ese momento esté tomando café por los pasillos de Def Jam (véase Ghetta, Stargate, Calvin Harris, etc.), del cual la mitad suele ser un insulto flagrante al buen gusto y la otra mitad temas pop con mejor o peor fortuna + un tema con sabor caribeño para que no se diga que la chica ha perdido sus raíces + alguna balada sobreactuada para “equilibrar” discos que ya de por sí vienen con un diagnóstico severo de trastorno esquizoide.

¿Es posible hacer un buen disco con semejante batiburrillo de folklore urban pop? Rotundamente no, en mi opinión. Pero ¿he dejado de escuchar alguno de los cinco últimos álbumes de RiRi? Ni uno; vive dios que los recibo con la goma puesta. Porque al final, de esos bloques estilísticos variables en cantidad acabas sacando petróleo. Y la cantidad de petróleo ha ido creciendo con el tiempo. De “Rated R” sólo queda “ Rude Boy” imperturbable; de “Loud”, “Man Down” entra genial en contexto radio-fórmula y “What’s My Name” brillará por los siglos. En “Talk That Talk”, mientras que el coitos interruptus de la cuota hip hop te jodía la vida (“ Birthday Cake”, un minuto dieciocho. Calientapollas), la parte más soft salía airosa. Quiero decir, prefiero escuchar “We Found Love”, “Do Ya Thang” o “Yo Da One” que Ke$ha, como bastante más. “Unapologetic” vuelve a pecar de estas particiones, como por cuotas de público. Y, para colmo, hay similitudes con un puñado de hypes de los últimos meses. Me explico.

La cuota pop del séptimo disco de Rihanna tiene en “Stay” el cacho de mercado de Lana del Rey; si es que hasta ella misma imposta la voz para calcar las formas de la de H&M. “Love Without Tragedy / Mother Mary”, ¿os suena un tema de seis minutacos, con una primera parte movida y otra segunda enlazada downtempo? ¿Y con doble título? “XO / The Host” de The Weeknd. La de RiRi no le llega a la altura de los zapatos a la de Tesfaye. Pero el paralelismo está ahí. La cuota jamaican, “No Love Allowed” es la wannabe de “Get Free” de Major Lazer. Producción en cadena. Y, sin embargo, “Diamonds”. Ejercicio de madurez –que ya te va tocando, reina– y de buena ejecución del concepto pop en todo su esplendor. Cómo no, la firma Sia Furler y oposita a hit mainstream del año. No llega a “Umbrella” pero se mea a “Pon The Replay”.

La cuota hip hop es bien brava y cuenta con otros dos fenómenos del año: Make Will produciendo “Pour It Up” como si el beneficiario del beat fuera Waka Flocka. Podría haberle reservado a Rihanna algo similar al “773 Love” de Jeremih y el combo hubiera funcionado mucho mejor. No obstante, la salvo de la quema superada por el segundo fenómeno: Future. El de los quejíos auto-tune produce y acompaña en “Loveeeee Song” a Rihanna en uno de los mejores cortes del disco. Sumemos “Numb” (primer tema de Eminem que no me da arcadas en tiempo) y restemos la incursión rapística de Ghetta. También restemos su aportación en “Right Now” (joder, este tío está transmutando en Lasgo). Y a los Chase & Status que los deporten por lo que le han hecho en “Jump”.

“Unapologetic” es, en definitiva, mucho más intenso que los anteriores, para lo bueno y para lo malo. Momentos de éxtasis –como ese híbrido de Javi Milkiway y R. Kelly que es “Nobody’s Business”, de la fábrica de sueños Terius Nash– se intercalan con auténticos pasajes de vergüenza ajena (los que menos). Y el resto del disco transcurre entretenido averiguando a qué estrellita del undeground le han copiado el rollo con más o menos gloria.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar