Turning On Turning On

Álbumes

Cloud Nothings Cloud NothingsTurning On

8.1 / 10

Cloud Nothings Turning On

CARPARK / WICHITA

Si entendemos la baja fidelidad como la única vía para poder creerse artista con un presupuesto de cuatro céntimos y no como una pose que está de moda (sin más), a Dylan Blandi se le debería considerar el último mesías de la reverberación y la distorsión preciosista grabada en un dormitorio. En tan sólo un año, este chavalín de 19 años y con base en Cleveland ha trastocado los cimientos del lo-fi estadounidense con su proyecto Cloud Nothings tras haber formado parte de Neon Tongues. Más allá de la leyenda y la inventiva que puede haber detrás, un promotor le preguntó a Blandi si le apetecería tocar junto a Woods y Real State en la Gran Manzana y, aunque para muchos púberes esto podría haber constituido un tremendo subidón de adrenalina, nuestro Dylan particular tuvo que consultar seriamente con la almohada si abandonaba sus estudios universitarios o bien se tiraba en plan bomba a la piscina del power pop. Para nuestro gozo, decidió lo último, lió y enroló a tres colegas suyos y, desde entonces, le acompañaran cuando tiene que tocar bajo los cálidos focos de un escenario.

La gracia del asunto es que, antes de que esto ocurriera, nuestro héroe ya estaba tejiendo en la inmensidad de su habitación, y sin la ayuda de nadie, un EP titulado “Turning On” (reeditado en vinilo el pasado febrero por Speakertree Records) y originalmente publicado en ese formato condenado a la extinción –excepto en las gasolineras– que conocemos como “cassette”. Y aquí precisamente es donde radica su gozosa sustancia: si algo tienen de sorprendentes las canciones de Blandi, aunque en a primera escucha no lo parezca, es que tras ese velo retro de antigualla sacada de los sesentas hay talento, demasiado incluso, y una perspicaz manera de entender la fiereza visceral del noise-pop ( “I Am Rooftop” podría colar como una demo primigenia de Pixies), el pop de regusto garagero pre-technicolor que escuchaban The Beatles ( “Can’t Stay Awake”) y el surf desbordado de chapapote ( “Old Street”).

“Turning On” no es un álbum de per se, sino una recopilación que engloba el EP del mismo nombre –imposible de encontrar a estas alturas– y algunos de los singles de 7’’ que han provocado que durante estos meses Cloud Nothings compartiera escenario con Wavves, Best Coast o Titus Andronicus. No nos debe extrañar la atención que dichos temas han despertado en medio mundo, ya que nos invitan a pensar en un garaje destartalado y altavoces al borde de la afonía desde los que se radian canciones sobradamente infecciosas – “Hey Cool Kids” o “Another Man”– y donde la comprensión de las letras no lo es todo. Aquí cuenta otra cosa, como por ejemplo los estribillos etílicos y tarareables –los coros bipolares del mismo Dylan en “Real Thing”– y una exquisita concepción de la melodía a pesar del aire a psicofonía que transmite todo.

Cuando la distorsión baja la intensidad y deja entrever alguna luciérnaga de luz fría, tal como ocurre en “Strummin”, las comparaciones con Julian Casablancas se hacen más que evidentes. Pero poco nos importa. Habrá que esperar hasta finales de enero para degustar el primer álbum propiamente dicho que han grabado con el productor Chester Gwazda (Future Islands, Dan Deacon). Ese aperitivo titulado “Understand At All” ya nos deja entrever que los dosis de lo-fi se han rebajado considerablemente –es lo que tiene grabar en un estudio con tres compinches más, no en solitario como hasta ahora–. Pero pase lo que pase, Cloud Nothings se han ganado por derecho propio nuestro corazoncito y no podemos darles más que las gracias por todo el material que hasta ahora nos han brindado. Sobre su futuro, Dios dirá.

Sergio del Amo

Cloud Nothings - Can't Stay Awake

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar