Trilogy Trilogy Top

Álbumes

The Weeknd The WeekndTrilogy

8.8 / 10

“Vosotros seguiréis recibiendo aquello de lo que os enamorasteis, y yo seguiré dándoos lo que me pedís”, aseguraba Abel Tesfaye en una especie de carta a su cohorte de fans a través de su blog. Ni su contrato con una gran casa discográfica ni su despegue como artista van a cambiar la esencia de The Weeknd, según él mismo. “Trilogy” es, básicamente, la primera prueba determinante para conocer hasta qué punto Tesfaye decía la verdad con esa sentida declaración o si, por lo contrario, se trataba de la típica milonga, repetida hasta la saciedad por otros en el pasado, de “el dinero no me va a cambiar ni como persona ni como artista”. El dinero le va a cambiar, eso es tan obvio como que el sol sale por el este. Lo que todos deseamos fuerte es que la irrupción de Universal como intermediaria entre la relación de The Weeknd y sus fans no altere el curso “artístico” de los acontecimientos. Pero, llegados a este punto en la transformación de la industria musical, la propia major es la primera interesada en que la idiosincrasia artística y el universo que han llevado a The Weeknd al éxito quede incólume.

Como decía, “Trilogy” es lo primero que llega a nuestras manos por parte de The Weeknd tras su contrato con Universal, pero poco se puede juzgar en lo musical que no se haya valorado ya. Los cambios introducidos en esta versión oficializada de “House Of Balloons”, “Thursday” y “Echoes Of Silence” son escasos. Tres temas inéditos –uno por cada mixtape, cargándose la armonía masónica de los múltiplos de tres– en los que la esencia The Weeknd se ha respetado al cien por cien. Quizás estas tres canciones fueron concebidas al tiempo que el resto del material y quedaron descartadas por alguna razón. Dudo que fueran razones de calidad, me abruma la idea de que “Twenty Eight”, “Valerie” o “Till Dawn (Here Comes The Sun)” puedan ser descartes. De cualquier manera son tres nuevas dosis de curada producción y tres nuevas muestras de songwriting despampanante. Decía Oliver Sim de The xx sobre la manera de escribir de Sade que lo realmente increíble era el modo en el que localizaba emociones complejas y las servía en forma de conceptos simples, como un ejercicio didáctico de inteligencia emocional. No le hago ascos a ninguna de las tres, pero merece la pena escuchar con atención “Twenty Eight” y ver cómo pasa de poder ser un tema de Toni Braxton circa 1995 a poder ser un tema de Sade circa 2000.

La otra novedad es la aparición de Drake en “The Zone”. Un featuring de altura en tu estreno oficial es de rigor y, pudiendo haber tirado de colaboraciones para hacer más vendible algo que ya se ha regalado antes, Tesfaye se ha comedido con infinita elegancia. Detalles como éste hacen más creíble su misiva a los fans sobre la integridad y bla bla bla. El paso de las tres mixtapes por el estudio para mezclar y masterizar se hará más evidente para aquellos con buen oído y buen equipo; sin embargo, los cambios son prácticamente inapreciables. ¿Más de esa integridad para contentar a lo que el propio Tesfaye llama “hardcore fans”? ¿O realmente no había ninguna necesidad de variar nada? Me creo más la segunda que la primera; pero no descarto que ambas razones fueran de la mano.

El resto de esta trilogía ya lo conocemos, ya lo hemos escuchado y ya lo hemos valorado. Volver a vivir el impacto que causaron los temas de “House Of Balloons”, la relativa bajona de “Thursday” y el éxtasis de “Echoes Of Silence” no va a haber reedición física que te lo devuelva, pero si se ajusta a tu presupuesto hacer el desembolso creo que merece la pena la inversión. El triple CD puede que lo pierdas en una mudanza, que se lo dejes a un cuñado y no lo veas nunca más, que lo pilles para el viaje en coche con fulano y la caja se quede con un hueco vacío, pero mientras The Weeknd no se suba a un escenario en mi ciudad, es la única manera de mostrar mis respetos por tres mixtapes fascinantes, por un concepto artístico innovador, por una pluma y una voz top-notch y por uno de los despegues artísticos más espectaculares de la era internet. Los 160 minutos que cambiaron el juego del R&B.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar