Total Strife Forever Total Strife Forever Top

Álbumes

East India Youth East India YouthTotal Strife Forever

8 / 10

Vas a su cuenta de Soundcloud, o la de Twitter, y lo primero que lees sobre William Doyle es la descripción que hace él mismo de su trabajo: se define como ‘jardinero del sonido’ y ‘arquitecto de canciones’. Arquitectos que manejen ordenadores hay muchos, pero jardineros pocos, y esto ya obliga a fruncir ligeramente el ceño y prestar atención. En sólo cuatro palabras están reunidas algunas de las características que distinguen a este joven productor londinense -de la zona de East India, de ahí su alias-: en la jardinería se aprecia el gusto por el detalle y la laboriosidad paciente, como quien recorta las hojas de un bonsái, mientras que en la arquitectura se resume su obsesión por la construcción compleja y bien diseñada de antemano, el afán de que de los sonidos (que serían como ladrillos) se eleven canciones (paredes) y a partir de ellos un edificio airoso, perfecto y moderno.

Después de un 2013 de mucha agitación en la blogosfera, East India Youth se ha plantado en el umbral del año nuevo con un disco que muchos estaban esperando con altísima expectación, finalmente editado por Stolen Records tras un EP en el sello de la web The Quietus, y que abre una ventana (que no una puerta) a la expansión de cierta música electrónica que quiere sonar íntima por dentro y grandiosa por fuera, que desea jugar en la liga del pop sin descuidar la militancia underground. Posiblemente a estas alturas sus ambiciones sean todavía más altas que sus medios y sus resultados, pero “Total Strife Forever” transmite emociones verdaderas, y muchas veces alcanza la altura para irse hacia lejanías inmensas. No es un innovador en el sentido en que lo pudiera ser Actress, pero tampoco es un imitador de lo que ya existe ahí fuera, y esto lo digo porque a primera escucha podría parecer que East India Youth es un alumno aventajado de M83 y de sus burbujas de ambient recargado, como las cuatro partes de los interludios “Total Strife Forever”. Evidentemente, hay mucho más.

Curiosamente, donde suena menos interesante William Doyle es cuando decide cantar y desarrollar canciones típicas. “Dripping Down”, por ejemplo, no se alza mucho más de donde dejaron el listón los últimos supervivientes de la generación indietrónica, no tiene nada que no existiera antes en un tema de The Postal Service. Pero la ventaja con la que juega Doyle es que su baraja es mucho más amplia, y además de pop sensible es capaz de recordar cómo sonaba el techno psicodélico (en la línea de, por ejemplo, Leftfield) en “Hinterland” y luego montárselo completamente ochentas como una versión acelerada y elegante de los primeros The Blue Nile ( “Heaven, How Long”), trabajar con texturas exóticas como un aprendiz de David Sylvian ( “Midnight Koto”) y, a partir de ahí, buscar novedades en áreas de experimentación exigente como la muy Brian Eno “Song for a Granular Piano”, además de encontrar modos de reinventar la torch song como en “Looking for Someone”, canción que plantea una alternativa al crooning con máquinas que actualmente es patrimonio casi exclusivo de James Blake.

“Total Strife Forever” es imperfecto, pero arriesgado. Todavía es un esbozo de lo que puede aspirar a hacer East India Youth, pero lo que muestra el camino son cimas de gran altura. He aquí un artista infrecuente que es capaz de vivir en el plano terrenal y elaborar un pop lejos de los clichés y que, cuando menos te lo esperas, se monta en su cohete espacial para ir a la conquista de universos. Un artista que redefine entornos de intimidad y extiende los límites de la emoción. Si así es como ha empezado, no queremos ni imaginar dónde puede acabar.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar