Total Breakdown. Hidden Transmissions From The MPC Era, 1992-1996 Total Breakdown. Hidden Transmissions From The MPC Era, 1992-1996

Álbumes

DJ Shadow DJ ShadowTotal Breakdown. Hidden Transmissions From The MPC Era, 1992-1996

7 / 10

Entre 2007 y 2008, DJ Shadow publicó tres volúmenes, titulados todos “The 4-Track Era”, que reunían material inédito de sus años de formación como mago del sampler, fechados entre 1990 y 1992, los años en los que comenzaba a perfilarse la leyenda. Eran discos –el primero presentado en una caja de cuatro CDs– que transmitían juventud y hambre: megamixes de media hora con cambios de una velocidad supersónica, bootlegs de piezas míticas del hip hop de los ochenta, los primeros experimentos con sus propios breaks, beat tapes grabadas en la radio, y que aparecieron en un momento estratégico en su carrera –y curiosamente no antes, a pesar de que con toda seguridad Josh Davis ya tenía todo el material recuperado y clasificado en sus archivos–: poco después del gran rechazo del grueso de sus fans a “The Outsider” (2006), el primero de sus LPs en el que ya no se apreciaba la larga sombra de “Endtroducing…” (Mo’Wax, 1996). Es ahora cuando llega “Total Breakdown” y no es difícil detectar un mismo patrón de comportamiento: tras “The Less You Know, The Better” (2011), otro disco anodino que ha contribuido a minar más su prestigio que a renovarlo, DJ Shadow vuelve a distraer la atención con otra excavación arqueológica en su pasado –la de la supremacía del Akai MPC como instrumento rey de su lenguaje, el del sampler táctil– con fechas aún más simbólicas, 1992-1996, que coinciden con su ingreso en Mo’Wax y la edición de su obra maestra.

Dice DJ Shadow en el comentario de presentación en su web de este volumen que le gusta “dar continuidad a material nuevo, como el último álbum, con un poco de material de archivo bien escogido. En la medida en que el material antiguo viene contextualizado y no eclipsa al nuevo, es un ejercicio muy saludable para mí”, y concluye con que “es importante revisar de vez en cuando donde has estado antes, de manera que puedes decidir a donde ir”. De lo que se interpreta que no quiere acogerse a la nostalgia –e intuyo que esos archivos serán inmensos–, pero también que no se fía de su camino actual, errático y disperso en el que cuesta reconocer al DJ Shadow que montó en su estudio casero estas jams de breaks en crudo: si necesita recuperar el pasado para decidir a donde ir, sin duda es para rechazarlo y andar en la dirección contraria. Parece más, y perdón por la desconfianza, una maniobra para calmar a los fans, más que un plan de futuro musical –aunque también hay que decir que cortes recientes como “I Gotta Rock” partían de esa crudeza inicial de un break, un bajo y un loop repetido hasta la saciedad, aunque sin el mismo efecto deslumbrante que los grandes temas de la era del trip-hop.

Todo el material incluido en “Total Breakdown. Hidden Transmissions From The MPC Era, 1992-1996” es inédito, a excepción de “Swimming Upstream” –una demo, de las cuatro que aquí aparecen, que debían dar forma a un EP con The Gift Of Gab en el micrófono y que quedó aparcado; este tema en concreto acabaría reciclado en forma de “Six Days” en “The Private Press” (2002)–, así como su condición de inédito, habla de manera elocuente sobre el estado de gracia que atravesaba Shadow a mediados de la década de los noventa: su control de calidad le permitía descartar breaks a decenas que, incluso hoy, darían para componer un par o tres de álbumes de hip hop instrumental altamente competentes. De los 24 cortes incluidos aquí –más tres que se pueden adquirir a través de su web, hasta completar el pack completo de 27 pistas– ninguno mantiene un tipo de desarrollo psicodélico y ambicioso al estilo de “In/Flux” o “Stem/Long Stem”; tienen más la apariencia de ensayos y entretenimientos en el estudio, de pruebas para ir entrenando su habilidad en el corte de samples y la estructuración de un beat. De hecho, la mayoría de los breaks elegidos son clásicos y ya poco frecuentes: “Heavy Mood” y “From The Old School”, por ejemplo, son ‘amen breaks’ sin modificar apenas, a los que Shadow añade un mínimo de adorno (un fragmento vocal, una melodía, un bajo reforzado).

Esta música no es el preludio a “Endtroducing…”, sino parte de los infinitos descartes que llevaron a las maquetas iniciales del proyecto; son las largas horas de entrenamiento antes de poder competir y ganar la medalla de oro, y por tanto su escucha queda aconsejada a los muy fans de DJ Shadow, a quienes quieran localizar entre los breaks algún anticipo de un sample posteriormente reutilizado y reconocido. De todos modos, regresos al pasado como éste plantean una vez más el debate sobre el antiguo Shadow y el Shadow actual al poner en evidencia al segundo –supuestamente ambicioso, pero errado en la mayoría de sus maniobras, a veces rozando el ridículo, una sombra de lo que fue– en comparación con un aprendiz de 20 años que, ya por 1992, estaba haciendo trabajándose su camino en el hip hop instrumental y que iba en camino de ser

titánico. Extraño callejón sin salida: cada nueva recuperación del pasado para desviar la atención hace que sea todavía más fuerte el reclamo de un verdadero regreso de DJ Shadow a su esencia, a recuperar un método de trabajo –la sinfonía de samples, la construcción instrumental compleja, sin derivas rockeras ni autodestrucción caprichosa– en el que nunca ha tenido rival. Ni siquiera cuando era un mocoso inexperto que destripaba lotes de 7”s de saldo comprados en la tienda más roñosa de Oakland.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar