Toomorrow Toomorrow

Álbumes

Wagon Christ Wagon ChristToomorrow

7.3 / 10

Wagon Christ  Toomorrow NINJA TUNE

Como ya escuchamos hace un par de años en “We Hear You”, firmado con su nombre real, el tipo va a su rollo. Vive apartado de las tendencias. Se la sopla que lo que ahora llaman wonky él ya llevara haciéndolo siglos antes de que se acuñara la palabrita. Le hablan de post-dubstep y se ríe a carcajadas. Le da igual que en Los Ángeles se corte el bacalao. O que un tal J.Dilla haya dejado en este mundo un sinfín de fieles que han utilizado su legado para cambiar la faz del hip hop electrónico. Luke Vibert lleva ya dos décadas rebozándose en su propia harina, sin dejarse influir por las nuevas corrientes electrónicas, y a estas alturas está claro que nada le hará cambiar. No es ninguna crítica, antes al contrario, considero un acierto que el británico siga apostando por los breakbeats, el acid funk y los rare grooves más marcianos, por mucho que suenen a agua pasada. Posiblemente, haya perdido el peso que tuvo en la escena electrónica de los 90, pero no se le puede negar una fidelidad absoluta a sí mismo. Y me atrae enormemente esa integridad inquebrantable.

Siete años después de “Sorry I Make You Lush”, Vibert vuelve a aferrare a Wagon Christ, su moniker más conocido, para dejar claro que sigue ahí, que no se ha ido y que, aunque las nuevas generaciones prefieran a Lone o a Hudson Mohawake, todavía es capaz de mantener viva nuestra atención durante una hora sin despeinarse. Que nadie espere la panacea con cebolla, las coordenadas son las mismas de siempre: sentido del humor bizarro, breakbeats esquizofrénicos, samples de voz a porrillo, bajos saltarines, funk cartoonesco, lisergia braindance, trip hop old school y destellos ácidos. En ese charco de sonidos, lo nuevo de Wagon Christ ofrece lo previsto, sí, pero con un nivel de producción altísimo y matemáticas muy pero que muy avanzadas en el estudio.

Así, Vibert recurre constantemente a los inserts de voz absurdos –el comienzo “Mr. Mukatsuku” es un ejemplo– para colorear un patchwork futurista en el que hay cera radioactiva para todos: lounge alienígena en “Harmoney”, cut’n’paste estilo Coldcut con chispazos de peyote en “Toomorrow”, hiperfunk de la vieja escuela para bailar breakdance en “Manalyze This!”; nanojazz para fumetas en “Ain’t He Heavy, He’s My Brother”, banda sonora para película psicodélica de espías en “Accordian McShane”, electrojazz robótico en “My Lonely Scene”… De acuerdo, es posible que en estos tiempos de bonanza creativa y experimentación sin techo, el freakismo alcaloide de Vibert sea anécdota y no referencia, pero incluso en su disfraz de simple divertimento, “Toomorrow” es Wagon Christ en estado puro. Los que esperaban algo más, que levanten la mano… Eso pensaba.

Óscar Broc

Wagon Christ - 'Toomorrow' Album Minimix by Ninja Tune

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar