Too True Too True Top

Álbumes

Dum Dum Girls Dum Dum GirlsToo True

8.4 / 10

Llegados a 2014 queda clara una cosa: de toda esa oleada de girl-groups que surgieron al albor de la nueva década sólo sobreviven con buena nota Frankie Rose y Dum Dum Girls. Ambas formaciones comparten algo en común, una fémina de personalidad fuerte que domina las riendas y una obsesión por buscar nuevas vías de expresión. Es esa valentía, esa falta de acomodamiento, lo que verdaderamente les ha convertido en toda una referencia de un sonido particular y que no se hayan visto ancladas en un género que poco más dio de sí una vez que la fórmula era conocida por todos. Lo último que supimos de Dee Dee Penny y compañía era que habían lanzado en septiembre de 2012 un brillante EP titulado “End Of Daze” que sirvió para demostrar que en todo su material no había nada desechable y para, de alguna forma, dar carpetazo a una etapa en su vida, la de Dee Dee Penny, que como ella describe fue “confusa, dificultosa, desastrosa y, a ratos, redentora”. La grabación de su tercer álbum, “Too True”, empezó tan pronto como en verano de 2012, en el descanso de la gira de promoción de ese extended play, encerrada en un apartamento de Nueva York tal y como ella quería, con el paisaje de los rascacielos como fuente de inspiración. También hubo una fase de la grabación en Hollywood, más concretamente en Pet Sounds en los East West Studios, donde se reunió con su equipo habitual de productores (Richard Gottehrer y Sune Rose Wagner de The Raveonettes) para dar con un sonido más “grande, oscuro y urgente”.

Y lo que surgió es este “Too True” que poco tiene que ver con el introspectivo “End Of Daze”. Se trata de un trabajo inmediato, con mucha fuerza, que engancha desde la primera escucha, que te atrapa para no dejarte escapar en ningún momento. Prueba de ello son canciones como “Rimbaud Eyes”, que efectivamente está dedicada al poeta Arthur Rimbaud, una de las fuentes de inspiración de Dee Dee Penny junto a Rainer Maria Rilke, Charles Baudelaire, Sylvia Plath, Patti Smith y Lou Reed, entre otros. Es una canción en la que reina la euforia new wave, un absoluto bombón para todos aquellos que quieran bailar con lágrimas en los ojos, una arma de destrucción masiva gracias a su estribillo endiabladamente pegadizo. Es de una perfección absoluta, una expresión de júbilo asombrosa por parte de una banda que nunca había sonado tan refrescante. Más ruidosa y amenazante es “Lost Boys And Girls Club”, con una línea de guitarra de órdago. No extraña que la hayan escogido como primer sencillo. Tiene algo en su fraseo de Suede, y no extraña, pues es una de las influencias musicales que ha citado la líder de la banda junto a Siouxsie and the Banshees, Patti Smith, Madonna, The Cure, Stone Roses (más Velvet y Paisley Underground). De todo eso hay un poco.

La inmediatez de la que hablamos antes se hace palpable en la duración de las canciones, algunas de ellas ni siquiera llegan a la marca de los tres minutos y la extensión total del disco rebasa, por poco, la media hora. Uno de esos temas es “Little Minx”, de una urgencia post-punk que es amor a primera vista (atención al estruendo guitarrero de la mitad). Hay algo de esa percusión baggy de los Roses en “Too True To Be Good”. La mano de Sune Rose Wagner se nota, por supuesto, en algunos pasajes como “In The Wake Of You”, en la que resuenan ecos de los mejores The Raveonettes. Extraña y oscura es esa “Cult Of Love” con la que abren, con una línea de bajo titánica, algo así como una mezcla imposible entre el garage y la cold-wave, si es que eso fuera remotamente posible. Los únicos momentos realmente sosegados de este animadísimo LP son “Are You Okay”, de una melancolía que recuerda a los mejores The Smiths, y la atmosférica “Trouble Is My Name”, monumental cierre para un álbum que vuelve a confirmar a estas féminas como las más avanzadas de su generación. Se tienen la lección bien aprendida y lo demuestran aquí a cada segundo.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar