Together Together

Álbumes

The New Pornographers The New PornographersTogether

8.3 / 10

The New Pornographers  Together MATADOR

La participación como ilustres invitados en este quinto trabajo de los New Pornographers de Annie Clark ( St Vincent), Zach Condon ( Beirut) y Will Sheff ( Okkervil River) se torna inevitable como titular. La discográfica del grupo se ha encargado de cantarlo a los cuatro vientos, pero el dato queda en mera anécdota: su presencia enseguida se difumina entre la algarabía habitual de la música de los canadienses. En cuanto “Together” comienza a sonar, la silueta de ellos tres se desvanece haciéndose casi necesario acudir al libreto para ubicar su participación en las diferentes canciones. No es que se mimeticen en exceso con las aspiraciones clasicistas de nuestros protagonistas (que también: nuestros protagonistas comparten con todos ellos una querencia exquisita por revisitar lo clásico), sino que resulta tarea harto difícil destacar en un corpus musical tan efusivo y plagado de personalidad como el de la banda de Vancouver. Es un dato que pone de manifiesto lo más grande de los Pornographers: su apabullante talento para eclipsar todo lo que sus canciones tengan a su alrededor. Igual que ocurre con Spoon o The National (por citar dos ejemplos notables y cercanos de bandas que siempre dan en el clavo), de entrada sabemos que los autores de “Mass Romantic” (2003) nunca van a entregar un mal disco, sencillamente porque no saben hacerlo. Ellos solos se bastan y se sobran para torear todo lo que se les ponga por delante.

Aunque sigan rindiendo con el espíritu adolescente de quien hace las cosas por primera vez, hay que alegar que nuestros chicos también tienen derecho a hacerse mayores. Es importante recalcarlo si recordamos la tibia e injusta acogida con que se despachó a su anterior “Challengers” (2007), un título en el que se pusieron más reflexivos que nunca pero en ningún caso un disco menor, ni siquiera un trabajo de transición. Quizá lo que perjudicó a aquella entrega coqueta y recogida fue el reposar a la sombra de “Twin Cinema”, el gran disco pop de 2005 y la obra maestra con la que realmente nos dimos cuenta de que ya no podríamos vivir nunca más sin The New Pornographers. Desde aquel trabajo cumbre se impone juzgar al grupo con el termómetro con el que se mide a los grandes y bajo el peligroso axioma de ser una de esas bandas-ejemplo en las que se fijan otras bandas. “Together” vuelve a retratarlos renunciando a modernismos, trucos y pretensiones, y entregados a los canones más puristas y clasicistas (que no académicos) del pop-rock. Y, como siempre, lo hacen de la mano de una escritura torrencial que pareciera segregar algún tipo de hormona adictiva.

Retomando el tono más rock de sus comienzos pero con las canciones cogiendo aire de una forma más relajada y menos estrepitosa que nunca, la temperatura y gradación de “Together” se mantiene continuamente arriba. Convocando exactamente a la misma formación que se reclutó para “Challengers” (el productor Phil Palazzolo incluido), los New Pornographers firman un quinto largo oficial extrovertido, temperamental y con todo al aire con el que celebrar diez felices años sobre los escenarios. Un disco que funciona como suculenta ración de power-pop al dente, ansiosa y cerebral, y que gana puntos a cada escucha como exquisito resumen de la carrera del grupo. Su principal virtud radica en su contención: ni arrojadizo ni recogido en exceso, todas las canciones de “Together” guardan la misma compostura y se retan unas a otras continuamente a acabar tan arriba como empezaron, siempre majestuosas y firmes. El equilibrio se consigue gracias a dos compositores de altura (el reparto ahora es de nueve temas a cargo de Newman y tres de Daniel Bejar) y de la mano de voces radiantes e irresistibles como la de Neko Case o el nombre propio tras Destroyer.

Lo que sí suma puntos con visibilidad son los excelentes arreglos de cuerda a cargo de The Dap-Kings. En concreto esos exquisitos chelos que arropan con suma elegancia a las habituales megamelodías de la banda y que secundan sin miedo las febriles explosiones de guitarras. Resulta complicado decir que no a obuses rock de técnica perfecta como “Your Hands (Together)” o a hiperbaladas tan estupendas como “Daughter Of Sorrow”, y directamente imposible no rendirse a la clase con la que el grupo respira a David Bowie (de la mejor forma posible en “If You Can’t See My Mirrors”). Tendiendo al piropo maximalista, diremos que llegados a este punto The New Pornographers ya son capaces de escribir joyas ( “The Crash Years”) dignas de los mejores Travelin’ Wilburys, un supergrupo del que parecen tomar el relevo necesario casi tres décadas después. Como ellos, son el ejemplo paradigmático de banda total a la que nadie hace sombra, un grupo serio y entregado que no sabe lo que es la arrogancia. Que sólo cree en el trabajo y en sus canciones, grandes canciones. Uno de los que echaremos en falta con verdadera nostalgia cuando falte a nuestro lado.

Cristian Rodríguez

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar