Tinashe - Aquarius Tinashe - Aquarius

Álbumes

Tinashe - Aquarius

7,7 / 10

Por si no tenías ya suficiente con FKA Twigs y Banks este año, ahora toca dar la bienvenida al primer largo de Tinashe. Como ellas, Tinashé Jorgensen Kachingwe hace gala de juventud y fotogenia (lista como el hambre, ha hecho sus pinitos como modelo y actriz con anterioridad), pero no crean que es una novata en esto de lo musical. Hasta los 18 años formó parte de la banda femenina pop The Stunners, y una vez acabó ese periplo quiso montárselo en solitario probando suerte con tres mixtapes ( In Case We Die y Reverie en 2012, y Black Water en 2013) que la llevaron a firmar un contrato con el sello RCA. Y, a partir de ahí, a intentar dar el campanazo definitivo a nivel internacional como nueva revitalizadora del R&B de aliento más noventero. Y es que al escuchar el extensísimo Aquarius no resulta difícil imaginarse a la estadounidense frente al espejo imitando a algunas de sus heroínas como Janet Jackson o la tristemente desaparecida Aaliyah.

De momento va por el buen camino. El primer single, 2 On (con featuring del rapero ScHoolboy Q), se ha colado en el puesto veinticuatro de la lista Billboard y ha funcionado en las calles. Pero quien esto escribe prefiere el segundo single, Pretend, en el que se deja acompañar de A$AP Rocky en un medio tiempo urban que debe haber hecho las delicias de Rihanna. Básicamente, porque la sombra de la diva de las Barbados se manifiesta descaradamente cuando Tinashe tiende puentes con el pop comercial (por ejemplo en la pegajosa Wildfire o en All Hands On Deck, ambas producidas por Stargate) con un timbre de voz de lo más sensual que no pretende alardear de agudos sobreactuados.

Más allá de su vertiente más mainstream, si algo hay que aplaudirle a Tinashe es cuando se presta a sonar más oscura, introspectiva y experimental de lo que se podría esperar de ella gracias, en parte, a sus productores. Los beats metálicos de Far Side Of The Moon la asemejan a AlunaGeorge, pero lo mejor se encuentra en la pausada Cold Sweat a cargo de Boi-1da (donde más que cantar parece que susurra a lo Banks) o esa Bet producida por Dj Dahi y el cada vez más solicitado Dev Hynes (Blood Orange), en la que ella se viene arriba mientras él (Hynes) se cree Prince con un solo de guitarra que llega por sorpresa y lo acaba acaparando todo.

Tinashe tiene talento, sabe de quién rodearse y tiene toda la vida por delante. A Aquarius, que no cuesta defender como uno de los mejores discos del año en el terreno urban, únicamente podría tirársele en cara su duración y la innecesaria inclusión de interludios que más que sumar restan. Aunque me juego un pie a que todos los nostálgicos de la década dorada del R&B le acabarán perdonando incluso eso, seguro.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar