Through The Devil Softly Through The Devil Softly

Álbumes

Hope Sandoval Hope SandovalThrough The Devil Softly

6.3 / 10

Hope Sandoval And The Warm Inventions  Through The Devil Softly NETTWERK / DISCMEDI

Pese a estarse quieta durante casi una década (su anterior LP con los Warm Inventions data de 2001, aunque hemos podido escuchar su escasa voz en una larga lista de colaboraciones desde entonces: The Chemical Brothers, Death In Vegas, Richard X, Twilight Singers, Vetiver, Le Volume Courbe, Air o Bert Jansch) el poderío de Hope Sandoval en nuestras estanterías ha retrocedido notablemente. Junto a David Roback en Mazzy Star era la reina de ese pop lánguido, de raíces americanas (country, blues y ese estilo en sí mismo que es The Velvet Underground), ambiente algo turbio y amenazador y acabado impecable ideal para regodearse en el tópico de las tardes lluviosas de otoño o amenizar una escena del sofá con velas. Ahora, acompañada por los Warm Inventions (conjunto que no suele abarcar más allá de Colm O’Ciosoig, batería de My Bloody Valentine), bandas de pop narcótico como Beach House y hasta starlettes con ansias de artisteo como Scarlett Johansson (buena amiga de su ex pareja William Reid, de The Jesus and Mary Chain) le comen el terreno y le obligan al contraataque.

Contraataque que, no puede ser de otra manera, no es más que una reafirmación. Pese al tiempo transcurrido, a la luz de lo contenido en “Through The Devil Softly” parece que no haya pasado ni un minuto desde que se publicó “Bavarian Fruit Bread” (Rough Trade, 2001) y apenas unas horas desde que “Among My Swan” (Capitol, 1996), último disco de Mazzy Star, sonó por primera vez en nuestros equipos. Hay una evidente, y más que premeditada, sintonía estilística y conceptual. Sin embargo, hay algo en este disco que impide emparentarlo con sus grandes logros de los noventa. No, no es que “haya” algo, es que “falta” algo. Lo más importante –las canciones– ha desaparecido.

No es que las canciones de “Through The Devil Softly” sean malas. “Blanchard” (adelantada como single) o “Wild Roses” –proveniente del recopilatorio encargado por Air France In The Air (Le Village Vert, 08)-- son bonitas canciones, pero el problema es que, aparte de no aportar nada a la carrera de la Sandoval, están a años luz del nivel de soterrado peligro, de perversa (por esquiva) incomodidad de cualquiera de las canciones de los tres discos de Mazzy Star. Se mantiene la forma, se mantiene la elegancia, pero no es más que un manierismo vacío que intenta ocultar que, sin Roback, Hope no es más que una cantante de limitados recursos (aunque de imagen magnética) anclada en un sonido del que no sabe sacar provecho. Veremos si la ansiada / temida reunión de Mazzy Star y la más que probable edición del que sería su cuarto LP pone fin a todo esto. Los discos de Mazzy Star eran grandes por su incomodidad. Este disco es un disco agradable. Y eso es lo más odioso que se le puede decir a alguien que se considere un artista de verdad.

Half Nelson

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar