This Silence Kills This Silence Kills

Álbumes

Dillon DillonThis Silence Kills

7 / 10

BPITCH CONTROL

Algo tendrá la moza para haberse ganado el mecenazgo de DJ Koze y el respeto de Ellen Allien. Los próceres de la comunidad electrónica berlinesa le han acogido en su seno, aunque su discurso nada tenga que ver con las pulsiones clubbers y se acerque sin prejuicios al pop de cámara para modernas. Con tan sólo una referencia en Combination Records y alguna colaboración esporádica (la vimos junto a Coma en la reciente compilación “Werkschau”, también de BPitch Control), la magnética cantautora ha conseguido articular un sonido que abarca en su longitud de onda tanto a seguidores de Tori Amos como a fans de Boards of Canada.

Aunque predomina en el tracklist el aura de lo que se conoce como “álbum intimista”, siempre encuentras un elemento en las postales melancólicas de Dillon –no confundir con el Dillon interpretado por Carl Weathers en la masterpiece “Predator”– que presenta un filo contemporáneo: un chispazo electrónico, un efecto hipnótico, una programación, un beat… Siempre hay algo que le añade al compuesto un ingrediente extra de modernez en formato ambient y ubica a la artista en un nivel distinto al resto de cantautoras que se despatarran delante de una pianola y se ponen a hacer gárgaras. Por si alguien tenía alguna duda al respecto, el disco lo deja bien claro con una pirueta incongruente y forzada en su último corte. Después de once baladas interpretadas en modo penumbra emocional, el viaje finaliza con “Abrupt Clarity” un trallazo trancero con la voz de la chica metida con calzador. Un pegote absurdo e innecesario; como si BPitch Control hubiera querido justificar la valía electrónica de Dillon a machetazos.

Por suerte, este borrón final para contentar a la facción integrista del 4x4 puede erradicarse del iPod y santas pascuas. Lo que nos queda sin este colofón estrepitoso es un disco epidérmico en el que, por encima de todas las cosas, dos variables se antojan absolutamente imprescindibles: piano y voz. Así es como Dominique Dillon consiguió cautivar al mundo a través de YouTube. Así es como brilla con mayor intensidad su propuesta –ahí están las magníficas melodías de “Thriteen Thirty-Five”, “Texture Of My Blood” o “Undying Need To Scream”, momentos de desnudez que calan hondo. Para conseguir tal propósito, Dillon se apoya en un tono de voz felino, sensualmente suave, con momentos casi infantiles de ingenuidad vocal; vamos, con ese timbre dulzón con ronroneo incorporado que tanto se estila en los páramos del indie-folk femenino. Los pequeños arreglos electrónicos de “Hey Beau” o “From One To Six Hundred Kilometers” (el tema más trip-hop) no hacen más que lustrar la pedrería de una garganta privilegiada, perezosa y adictiva. Ibuprofeno para el alma.

Óscar Broc

Dillon - This Silence Kills Medley

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Ago Di Bartolomei

Sports

Cuando la depresión dura exactamente 10 años (y se cura con un calibre 38)

"Me siento encerrado en un agujero"

leer más
top 100 cine

Actualidad

Estas son las mejores películas del siglo XXI, según la BBC

BBC Cultura ha hecho esta lista a partir de una encuesta a 177 críticos de cine de 36 países distintos.

leer más
mujer sintecho

Actualidad

La sin techo que ha logrado demostrar que el gobierno le debe 100.000 dólares

Casi todos la tomaron por loca.

leer más
Magda Goebbels

Actualidad

La mujer del nazi Joseph Goebbels era en realidad judía

El secreto que podría haber dinamitado toda la propaganda nazi.

leer más
gorila

Noticias

Los cuidadores del gorila Harambe piden que paren los memes sobre su muerte

El enésimo capítulo del debate sobre la validez del humor negro.

leer más
britney

Historias

En esa actuación de 2007, Britney tocó fondo. Pero también empezó a renacer

It's Britney, bitch (otra vez).

leer más
Sneakerdon

Historias

Tiene 16 años y es el "Don" de una mafia de zapatillas que le ha hecho millonario

Boomin!

leer más
ramen cárcel

Actualidad

El ramen está desbancando al tabaco como principal moneda de cambio en las cárceles

"He visto peleas por ramen. La gente se mata por la sopa".

leer más

cerrar
cerrar