This Silence Kills This Silence Kills

Álbumes

Dillon DillonThis Silence Kills

7 / 10

BPITCH CONTROL

Algo tendrá la moza para haberse ganado el mecenazgo de DJ Koze y el respeto de Ellen Allien. Los próceres de la comunidad electrónica berlinesa le han acogido en su seno, aunque su discurso nada tenga que ver con las pulsiones clubbers y se acerque sin prejuicios al pop de cámara para modernas. Con tan sólo una referencia en Combination Records y alguna colaboración esporádica (la vimos junto a Coma en la reciente compilación “Werkschau”, también de BPitch Control), la magnética cantautora ha conseguido articular un sonido que abarca en su longitud de onda tanto a seguidores de Tori Amos como a fans de Boards of Canada.

Aunque predomina en el tracklist el aura de lo que se conoce como “álbum intimista”, siempre encuentras un elemento en las postales melancólicas de Dillon –no confundir con el Dillon interpretado por Carl Weathers en la masterpiece “Predator”– que presenta un filo contemporáneo: un chispazo electrónico, un efecto hipnótico, una programación, un beat… Siempre hay algo que le añade al compuesto un ingrediente extra de modernez en formato ambient y ubica a la artista en un nivel distinto al resto de cantautoras que se despatarran delante de una pianola y se ponen a hacer gárgaras. Por si alguien tenía alguna duda al respecto, el disco lo deja bien claro con una pirueta incongruente y forzada en su último corte. Después de once baladas interpretadas en modo penumbra emocional, el viaje finaliza con “Abrupt Clarity” un trallazo trancero con la voz de la chica metida con calzador. Un pegote absurdo e innecesario; como si BPitch Control hubiera querido justificar la valía electrónica de Dillon a machetazos.

Por suerte, este borrón final para contentar a la facción integrista del 4x4 puede erradicarse del iPod y santas pascuas. Lo que nos queda sin este colofón estrepitoso es un disco epidérmico en el que, por encima de todas las cosas, dos variables se antojan absolutamente imprescindibles: piano y voz. Así es como Dominique Dillon consiguió cautivar al mundo a través de YouTube. Así es como brilla con mayor intensidad su propuesta –ahí están las magníficas melodías de “Thriteen Thirty-Five”, “Texture Of My Blood” o “Undying Need To Scream”, momentos de desnudez que calan hondo. Para conseguir tal propósito, Dillon se apoya en un tono de voz felino, sensualmente suave, con momentos casi infantiles de ingenuidad vocal; vamos, con ese timbre dulzón con ronroneo incorporado que tanto se estila en los páramos del indie-folk femenino. Los pequeños arreglos electrónicos de “Hey Beau” o “From One To Six Hundred Kilometers” (el tema más trip-hop) no hacen más que lustrar la pedrería de una garganta privilegiada, perezosa y adictiva. Ibuprofeno para el alma.

Óscar Broc

Dillon - This Silence Kills Medley

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

cosas dolorosas placer

Historias

20 cosas dolorosas que son tremendamente placenteras

Un pequeño catálogo de placeres torcidos

leer más
Bennie Lydell Glover

Historias

El hombre que acabó con la industria musical

¿Qué ocurre cuando toda una generación comete el mismo delito?

leer más
top goldin

Ficciones

¿Se supone que las amigas hacen estas cosas?

De cómo "la amiga nueva" puede enfrentar a las amigas de toda la vida

leer más
Anticitas

Historias

La vida real explicada en 25 citas célebres

"Puedo escribir los versos más tristes esta noche. Pero paso, mejor pido una pizza y me miro la PlayGround".

leer más
oysho

Oysho

Cómo enamorarse de un extraño dentro de un taxi

Siempre he querido conocer Australia.

leer más
Jacques Biederer

Historias

Si me amas, pégame

He de confesarte algo...

leer más
ropa 2

Actualidad

Por qué odio ir a comprar ropa

Quiero salir de aquí.

leer más
aborto terapeutico

Actualidad

Estos tutoriales para abortar te helarán la sangre

Hasta 1989 y durante más de 50 años, el aborto estuvo permitido en Chile en casos de peligro de muerte de la madre o inviabilidad del feto. Pero ...

leer más

cerrar
cerrar