This Is The Sound This Is The Sound

Álbumes

Marina Gallardo Marina GallardoThis Is The Sound

7.5 / 10

A la tercera ha venido la vencida. La carrera de Marina Gallardo no ha hecho más que ir al alza e hilar con mayor consistencia un sonido propio cargado de elegantes sutilezas, desde que debutara en 2007 con aquel “Working To Speak”. Por aquel entonces, cuando Foehn se fijó en ella después de que Remate la protegiera y acogiera en sus brazos, se le echaba en cara a la cantautora gaditana ser la típica fémina folk que cantaba en inglés, una más de aquella promoción de artistas que, de la nada, saltaron a la palestra con guitarra en mano en nuestro país. Craso error: Gallardo no respondía a aquel patrón, por mucho que el parecido razonable se prestara a ello. Ella siempre ha tenido una vocación menos populista y no sentía en sus adentros la necesidad de agradar a todos. Revolcándose entre fragilidades, la compositora ha cabalgado con pulso firme entre una formula folk-pop bañada de claroscuros (muestra de esa bruma musical se comprobó, en mayor grado, en su segundo largo de 2010, “Some Monsters Die And Other Returns”) en la que ella se lo comía y guisaba todo a su antojo. No en vano, Lisa Germano ha sido siempre una de sus grandes inspiraciones.

Cuando hace unos meses apareció ese primer adelanto de “This Is The Sound”, “The War Inside”, se incidió en que la cantante le había dado un mayor peso a los teclados en esta nueva travesía de desamores y desencantos (¿hay aquí un paralelismo con Cat Power?). Sin embargo, más allá de esa adición instrumental que erróneamente se quiso entender como general en todo el álbum (en realidad su peso no es tan relevante), lo que estas nueve canciones demuestran es la madurez sonora de una creadora que ha hecho de la franqueza y la sensibilidad, recurriendo a las justas palabras, su modus operandi. Dejándose embriagar por las percusiones de talante krautrock ( “The Swimmer”, con esa guitarra tan bluesera que se pasea para la ocasión), los vals de complejo pop pianístico ( “Tears”) o la materialización de un complejo sueño sureño ( “Cold Eye”, sin duda, la mejor del lote), Gallardo se coloca como uno de nuestros nombres más arrolladores y personales sin caer en la vacua grandilocuencia de su competencia. Sabe lo que se hace y aún tiene un larguísimo recorrido por delante.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar