This Is Happening This Is Happening

Álbumes

LCD Soundsystem LCD SoundsystemThis Is Happening

9.3 / 10

LCD Soundsystem  This Is Happening

DFA / EMI

James Murphy ha dejado claro que “This is Happening” bien pudiera ser el último lanzamiento bajo el nombre de LCD Soundsystem. Y, más allá de la tristeza que la declaración pueda producir, al final resultará que tiene sentido. Hace tres años se encumbró justificadamente a “Sound Of Silver” (2007) por el elegante cambio de rumbo que implicaba: el debut homónimo de la banda era una ráfaga de metralleta con nueve balas mortíferas que perforaban la carne en tres segundos y te dejaban secuelas para el resto de tu vida, mientras que “Sound Of Silver” era uno de esos cocktails de trago largo que, al principio, amarga la garganta, pero luego no abandona tu mano hasta que acabas chupando los cubitos de hielo y pides una segunda ronda de lo mismo. El debut contaba con golpes de efecto perfiladísimos como fórmulas de ciencias exactas, pero el segundo optaba por deliciosas derivas que atravesaban mares y mares de referencias particulares (especialmente del disco neoyorkino y el funk polirrítmico). Concreción y expansión de una misma ley musical que “This Is Happening” define de forma definitiva: amplía las concreciones de “LCD Soundsystem” (2005) y concreta las digresiones de “Sound Of Silver”. Y así, a modo de glosario definitivo, James Murphy firma uno de los discos del año y, a su vez, uno de esos trabajos que marcan el panorama sonoro a fuego por varias temporadas. Aviso: como siempre, preparaos para las copias sin sal.

También hay que prepararse para otro efecto que seguro que va a suscitar este tercer álbum: en un alarde de esa previsibilidad que caracteriza a cierto sector de la crítica musical, “Sound Of Silver” fue alabado, en comparación a su predecesor, por la accesibilidad esquiva de sus (calculadísimos) naufragios melódicos. Vamos, que no era “para todos los públicos” y ya se sabe que eso a los críticos nos vuelve locos. Ante los hits incontestables facturados por James Murphy en su debut, queda clarísimo que la mayor parte de canciones de su segundo trabajo se concibieron como retorcidas y gigantescas serpientes musicales que se enroscaban sobre sí mismas sin dejar de moverse. Nunca. Allí era más importante el proceso de búsqueda que un resultado final que no tenía por qué adherirse al formato de canción tradicional. Ahora, en “This Is Happening”, Murphy no se corta un pelo a la hora de cantar “ you wanted a hit, but maybe we don’t do hits (…) You wanted it tough, but it’s never tough enough. No, nothing’s ever tought enough”. ¿Están claudicando LCD Soundsystem? Ni mucho menos. Su declaración en “ You Wanted A Hit” derriba la palabra con un ariete musical, convirtiendo este tema en su nuevo “ Losing My Edge” sin la necesidad del envoltorio brillante y crujiente. Y es que la ristra de frases memorables en esta canción es como para quedarse sin habla: “ You know too much, so leave us alone”, “ You wanted it smart, but honestly we’re not smart. We were never smart. We fake it all the time”.

Pero, ¿cómo puede ser que estemos hablando de hits y concreción cuando la duración media de las canciones es de seis minutos? Ahí está la magia. Como es habitual en LCD Soundsystem, “This Is Happening” es una licuadora sonora, una planta de reciclaje musical que practica el patchwork melódico a base de retazos genéricos (funk, disco, electro, synth-pop, post-punk, new wave) y referencias ilustres (desde los típicos The Fall y ESG hasta David Bowie, Kraftwerk o Brian Eno pasando por Grauzone o Japan). James Murphy es el equivalente musical a Quentin Tarantino: un artista que fagocita metros y metros de celuloide, kilos y kilos de vinilos para crear algo totalmente nuevo, un terremoto que se expande en mil direcciones diferentes desde un epicentro granítico. Da igual lo que duren sus canciones porque siempre pasa algo nuevo que sorprende, algo sublime que engancha. La canción como conjunto tiene un sentido interno que se va desvelando poco a poco a golpe de efectos que muchas veces pasan desapercibidos hasta que estallan dentro de tus oídos. Para muestra, la espectacular apertura con “ Dance Yrself Clean”, donde pasado el minuto 3 acontece un twist que cambia por completo la percepción del tema: desde el fraseado funk atemperado del principio hasta nuevos horizontes de zumbidos electrónicos que ponen los pies en el suelo (en la pista de baile, más bien). A partir de ahí, cada tema es otro plato principal a sumar en un festín sin fin. La faceta emocional y nocturna que Murphy sublimó en “ New York I Love You” vuelve a hacer acto de presencia ampliando el campo de batalla a través del space-rock en ralentí (“ All I Want” y su guitarra flotando en el espacio) o el cachondeo socarrón que hace pensar en un ensayo en plena resaca (con esa “ Somebody’s Callin Me” erigida en torno a una repetitiva línea de piano). También hay aquí una referencia a aquellos hits concretos a los que LCD Soundsystem nos aficionaron por la vía de “ Daft Punk Is Playing At My House” y “ Tribulations”: “ Drunk Girls” remite a hits pasados (“ Watch The Tapes”) para crear el single pluscuamperfecto en el que las letras coreables y la guitarra percutiva se entrelazan con la lujuria y la urgencia de un aquí te pillo aquí te mato en toda regla.

Pero si hay un punto en el que “This Is Happening” destaca especialmente es a la hora de poner diques de contención a los absorbentes desparrames de “Sound Of Silver”. “ Home” es un compendio del sonido LCD Soundsystem que va creciendo en espiral, con su percusión fardona y sus sintes galácticos, hasta llegar a un anti-clímax en el que no pasa nada pero pasa todo. La ya mencionada “You Wanted A Hit” juega a la sutilidad a la hora de poner las cartas sobre la mesa demostrando que no hay necesidad de recurrir a la sal gorda (los bombos y los estribillos facilones) para componer un hit, mientras que “ One Touch” es una odisea disco-funk que busca (y encuentra) lo que hay “over the rainbow” (entendámonos: un arco-iris de MDMA, claro). Y “ Pow Pow” es el tema que debería poner de acuerdo a todos: un mastodonte rítmico capaz de devolver a los bongos la dignidad que perdieron en los clubs de house a finales de los 90.

A la hora de evaluar “This Is Happening”, habrá quien se quede con aquella frase según la cuál LCD Soundsystem no facturan hits. Sin embargo, hay una contraposición de letras que resulta todavía más reveladora: en “I Can Change” Murphy reconoce, en un alarde de entrega, “ I can change if it helps you to fall in love”. Pero, en un momento minúsculo de “You Wanted a Hit”, como a hurtadillas, contraviniendo lo dicho en el resto de la canción, el artista afirma: “ You wanted a hit. Well, this is how we do hits”. El punto medio entre la voluntad de epatar y la necesidad de expresión en estado bruto y sin cortapisas comerciales. Concreción y dispersión. Público y crítica… “This Is Happening” es el punto medio. Un punto medio que podría ser un punto final a modo de resumen de la historia de LCD Soundsystem, un recopilatorio de mil teorías complicadísimas en un cómodo formato de bolsillo. Un punto medio, al fin y al cabo, que puntúa altísimo.

Raül De Tena

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar