The West The West

Álbumes

Matmos MatmosThe West

8 / 10

Matmos  The West AUTOFACT / DENSESe trata de la reedición del tercer álbum de los californianos, que vio la luz originalmente en 1999, justo antes de A Chance to Cut is a Chance to Cure”, el álbum que les convertiría en figuras de fama mundial. El problema es que la, hasta ahora, primera y única edición del disco constó de mil copias, lo que lo convirtió a la postre en uno de esos objetos de coleccionismo que acaban subastados en internet. “The West” merece reconocimiento más allá de ese dato. Se pueden decir rotundamente varias cosas de él que han caracterizado, y mucho, la posterior carrera de Drew Daniel y Martin Schmidt. La primera es destacarlo como su primera obra temática, ocupando el oeste de las películas de John Wayne y Paris Texas” el lugar que en posteriores obras correspondería a quirófanos o las guerras civil inglesa o de independencia de EE.UU. También en él Matmos abandonan el caótico experimentalismo a base de samplear objetos imposibles que lucían sus dos primeras obras para desarrollar algo más músical –“The Last Delicious Cigarette” suena a jam-, en el que además de los ruiditos digitales, abren las puertas del estudio para que unos cuantas luminarias de la escena más arriesgada – David Pajo, Marc Acetone’ Wright, Jay Lesser, Kris T Force o Steve Goodfriend entre otros- contribuyan con sus instrumentos en su proceso de maduración.Si suponemos que te dan lo mismo todas estas referencias y lo único que quieres saber es qué vas a escuchar cuando le des al play, vete preparando para escuchar tensos pasajes con reverberantes guitarras deconstruyendo a Ry Cooder y llevando al universo á la concréte del dúo los duelos bajo el sol y las llanuras solitarias de esa parte de norteamérica. Poco importa que el material apenas estuviera esbozado antes de la grabación, sus casi cincuenta minutos merecen el mismo respeto –y admiración si es el caso- que toda su carrera posterior, con el añadido sentimental de haber permanecido ocultos para la mayoría del público durante casi diez años que, por cierto, apenas se notan en cuanto a la calidad de la grabación. Alberto Conde

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar