The Standoffish Cat The Standoffish Cat

Álbumes

Mrs. Jynxs Mrs. JynxsThe Standoffish Cat

7 / 10

PLANET MU

Hace poco mantenía con un conocido una interesante conversación acerca de la necesidad que sienten algunos músicos por mantener viva una escena que, en muchos casos, ni siquiera han podido vivir de primera mano. El ejemplo más claro es el de esas nuevas generaciones de adolescentes góticos, canónicamente vestidos con tules, rejillas y rasos negros, que rinden pleitesía a bandas como Sisters Of Mercy y suspiran por vivir en los ochenta, pero a la que uno rasca en la superficie de cualquier ciudad de tamaño medio le saldrán mods, punkis, heavies y, si me apuran, hasta nostálgicos del breakbeat. Todo vale a la hora de lanzarse al revivalismo, y el problema que se plantea es siempre el mismo: ¿hasta qué punto tiene sentido grabar un disco mimetizando los recursos, la estética y las intenciones de una escena que floreció diez, veinte o treinta años atrás? Esto, que puede parecer exclusivo del mundo del rock, es algo bastante habitual en ciertas parcelas de la música electrónica. Por ejemplo, en la IDM. Y es ahí donde empezamos a hablar de "The Standoffish cat", un disco de ritmos cubistas, texturas pastorales y melodías felices, tocadas con tres deditos, que se nota construido a la sombra de Boards Of Canada, Bola, el primer Aphex Twin o, claro, µ-Ziq. Un disco, en fin, que podría haber aparecido hace una década, en la época de esplendor del género, y con el que uno no sabe muy bien qué hacer: por un lado, los temas que contiene están bien terminados y ensamblados, es un perfecto ejercicio de estilo, muy superior al que practican muchos de sus coetáneos; por otro lado, resulta difícil abstraerse a un sentimiento de dèja vu mientras se escuchan cosas como "Pillow", "Time missed" o "Dusty". Así que lo mejor es tomarse "The Standoffish cat" como un artefacto estupendo para conjurar la nostalgia: un bonito divertimento que acompañará al oyente durante un par de meses y luego desaparecerá en los meandros de la memoria.

Vidal Romero

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar