The SellOut! Cover Sessions Vol.1 The SellOut! Cover Sessions Vol.1

Álbumes

Ken Stringfellow Ken StringfellowThe SellOut! Cover Sessions Vol.1

6 / 10

Ken Stringfellow SELLOUT

Durante la última gira española de los Posies –en la que el grupo celebraba el decimoquinto aniversario del insuperable "Frosting on the Beater" (1993) – Ken Stringfellow demostró estar en forma. Concentrado y cabal, el californiano asumió responsabilidades, cantó como los ángeles y volvió a tirar del carro, enjugando la bochornosa deuda contraída en la escala madrileña del tour precedente. Terminado el concierto, se ató el mandil y corrió al exiguo puesto de merchandising, en el que podías comprar algunos de sus discos en solitario. De éste, ni rastro.

Auspiciada por SellOut! –pequeño sello noruego cuyo equivalente patrio podría ser el tristemente extinto Unde rhil l–, esta colección de versiones viene a demostrar que, cuando está por la labor, el calandraca es un músico capaz de casi todo. También sirve para profundizar un poco más en sus gustos y fuentes de inspiración, porque las canciones escogidas son poco o nada evidentes. Además, y esto es lo más importante, garantiza un cuarto de hora bien entretenido.

El disco desprende el entrañable aroma de lo casero y deja el agradable sabor de la música hecha por puro placer. Sin más coartada que su gusto e instinto, Stringfellow se lleva al huerto cinco canciones de muy distinta condición, demostrando amplitud de registro y versatilidad interpretativa. Al cauteloso comienzo –un "Crayon Angels", de Judee Sill, más o menos canónico– le sigue "Girls Ain't Easy", original de las efímeras Honey Cone, con nuestro hombre exprimiendo al máximo su vena soul. "It'll Be a Breeze" sorprende menos, porque Ken es buen amigo de The Long Winters y ésta fue una de las pocas canciones de "When I Pretend to Fall" a la que no logró meter mano. Pero también se disfruta.

El momentazo, en cualquier caso, llega con "Louisiana Woman, Missisippi Man", número uno de las listas country en 1973, interpretado por dos leyendas del género: Loretta Lynn – Dominique, la mujer de Stringfellow, asume aquí dicho rol– y Conway Twitty. Tras el divertimento, cierre enrarecido y de bajón, con un tema del escurridizo cantautor británico Bill Fay. César Luquero

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar