The Rip Tide The Rip Tide

Álbumes

Beirut BeirutThe Rip Tide

8.6 / 10

Beirut  The Rip Tide POMPEII

Apenas teníamos noticias de él desde “March Of The Zapotec And Realpeople Holland” (2009) y era de intuir que Zach Condon tramaba un regreso por todo lo alto. Pues bien, aquí está el tercer gran disco largo de Beirut con su portada en barbecho y todo el jugo bien fresquito en su interior. “The Rip Tide” no se presenta con aires de gigante ni juega a los saltos mortales. No es un álbum sorprendente o inesperado sino, simple y llanamente, el humilde resultado de un trabajo bien pensado y mejor ejecutado. Una delicatessen de pop celestial cuyas canciones desprenden una ternura mayor a las de “Gulag Orkestar” y “The Flying Club Cup”, ya que Condon ha refinado en ellas hasta la última gota de su néctar pop. Ha ganado en capacidad de síntesis y ha dado en la diana a la hora de dotar a sus nuevos temas de una eterna juventud. El single de avance, “East Harlem”, escrito cuando tenía diecisiete años, sirve como ejemplo perfecto de la lozanía que respira el que es su mejor disco hasta la fecha.

Cálido, diáfano y profundo, una de las grandes bazas de “The Rip Tide” radica en la libertad que aporta al grupo. Al romper con las barreras estéticas que él mismo se había delineado y liberarle de los cinturones geográficos que le oprimían, permite que la música de Beirut, ya indicada de por sí para todos los públicos, abrace ahora una sensible universalidad. Además, y curiosamente, al volverse más global, la música ayuda a Condon a encontrar ese lugar en el mundo que tanto tiempo llevaba buscando. Así se lo contaba recientemente a The Quietus al asegurar que con este disco se ha sentido “como si hubiese encontrado un hogar musical que siempre hubiera estado ahí”. La serenidad alcanzada es también fruto de otros factores decisivos (Condon ha fundado su propio sello y por fin ha perdido el miedo al estudio y a hablar de sí mismo en los temas) que ayudan a oxigenar y fortalecer la identidad de la banda. Todo ello hace que resulte imposible escuchar el disco sin tener la sensación de que con él Condon ha alcanzado un ideal, de que los anteriores, de algún modo, no fueron más que carreteras secundarias para llegar a este destino.

No falta en “The Rip Tide” ningún ingrediente del característico charme de Beirut. Las influencias musicales son las de siempre aunque ahora se difuminan más que subrayarse y aparecen diluidas como en una acuarela. Absolutamente todo, cada instrumento, cada nota, hace gala de una sobresaliente caligrafía. Los vientos y las cuerdas siguen igual de floridos en el centro pero en vez de desparramarse sin freno suenan más controlados. Los niveles de fanfarria han bajado considerablemente y el piano ha conquistado melancólicos espacios ( “Goshen” planta una pica en un territorio reservado casi exclusivamente para Antony). No sólo la calidad de la grabación es fabulosa sino que la voz de Condon ha ganado enteros y su persona la confianza suficiente para acometer nuevos desafíos sin miedo alguno: “Santa Fe” es el hit instantáneo que “Scenic World” siempre soñó con ser y “Port Of Call” mira de soslayo al mismísimo Sufjan Stevens. Todos los temas aceptan piropos de igual calado y nos conducen al dictado de una bendita moraleja: si confías en que una bonita canción pueda arreglarte la semana, aquí tienes nueve con las que aguantar hasta el otoño… y más allá.

Cristian Rodríguez

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar