The Quickening The Quickening

Álbumes

Remember Remember Remember RememberThe Quickening

7 / 10

Remember remember

ROCK ACTION

La llama del revival krautrock sigue viva y en plena ebullición gracias a bandas como Remember Remember. Los escoceses ya manifestaron en su debut homónimo una intención clara de revisitar el rock cósmico, monocorde y explorador de los 70 con una mirada cómplice con el post-rock instrumental de mediados de los 90 y el math-rock post-Battles. Era aquél un álbum solvente y efectivo, poco sorprendente y en ningún caso revelador, que sin embargo permitía imaginar discos mejores y movimientos de avance y expansión en su trayectoria, como bien demuestra su segundo esfuerzo, “The Quickening”, que supone todo un paso adelante en su discurso e intenciones y en el que la banda se muestra más segura de sí misma y más consciente de sus propias posibilidades creativas.

De cara a este regreso la banda ha puesto en práctica una diversificación estilística que repercute positivamente en la dinámica del trabajo. Cada canción tiene vida propia y transita por territorios diferenciados. “White Castle” busca comparaciones con Emeralds, Tangerine Dream, Steve Reich o los Tortoise de “Ten-Day Interval” y trabaja una vez más la idea de un metrónomo sonoro, muy presente actualmente desde diferentes escenas musicales. “Ocean Portion”, en cambio, bebe del post-rock noventero de Chicago, pero no recurre al sube-baja, sino que mantiene constante su intensidad, en una idea muy propia del minimalismo pero en formato rock. Y para seguir con el (buen) desconcierto, “Scottish Widows” es pura explosión neoclásica, con un piano en espiral, entre Michael Nyman, Philip Glass y Max Richter, que no desentonaría en el último disco de Nils Frahm, por ejemplo. “Hey Zeus”, algo así como Battles con influencias de la música judía, y “One Happier”, una pieza que podrían haber firmado los Mogwai de la etapa “Rock Action”, por citar los últimos ejemplos, acaban de certificar que “The Quickening” es un álbum de expansión, jugueteo, búsqueda y aventura.

La gracia de Remember Remember es que su reivindicación del krautrock llega a través de muchos afluentes sonoros, de entonces y de ahora. Fusionan ambient, minimalismo, math-rock, post-rock y kraut de pura cepa en un contexto fresco, ágil, inmediato y vibrante, fuera de toda estructura férrea o inalterable. Y además, dato también importante, saben transmitir emoción con sus canciones, atributo muchas veces maltratado o despreciado por según qué referentes adscritos a su misma escena y del que estos chavales van bastante sobrados. “The Quickening” no cambiará nada ni detendrá el mundo de la música, pero contiene suficientes momentos como para dedicarle tiempo y atención y, sobre todo, confirma las sospechas de que Remember Remember es una magnífica banda que sabe ir más allá de la nostalgia revivalista.

Julio Pardo

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar