The Pathway To Tiraquon6 The Pathway To Tiraquon6

Álbumes

Space Dimension Controller Space Dimension ControllerThe Pathway To Tiraquon6

7.6 / 10

R&S RECORDS

Sería prolijo ponerse aquí a hablar de la estrecha relación entre techno y ciencia-ficción, así que nos ahorraremos la perorata: desde Model 500 hasta hoy, el género está plagado de robots, transmisiones desde el espacio, viajes en el tiempo, otros mundos, otras razas –incluso otras razas dentro del propio planeta; recuérdese la compleja mitología amfibia y esclavista de Drexciya, a la que este disco en cierto modo tanto recuerda–. Era cuando el techno era joven, desplazado de la realidad, anhelante de futuro. Más de 25 años después de aquellos comienzos fantásticos en Detroit, el factor sci-fi ha quedado diluido entre otros estímulos e impulsos –el simple hedonismo en el club, la velocidad y la fuerza, las ganas de demostrar dominio técnico sobre una forma inalterable–, pero no en el libro de estilo del irlandés Space Dimension Controller, que desde su primer 12” parece estar condensando en su obra una ristra larguísima de space operas de televisión y novelas propias de Brian W. Aldiss. De entrada, este doble vinilo –precuela de un álbum completo que llegará a mediados de 2012, sin fecha indicada todavía– debe escucharse sabiendo que tiene argumento, que es música con programa.

Resumiendo: SPD, o sea, Jack Hamill –vaya apellido, por otra parte–, en realidad se llama aquí Mr. 8040; es un soldado al servicio del gobierno de la Tierra en el exilio, en algún momento impreciso del siglo XXIV. El planeta ha sido invadido un siglo atrás por una raza alienígena, los Pulsovianos, poseedores de una tecnología y un armamento más avanzado que el terrícola, hasta el punto de que les permitió drenar la energía del Sol y condenar a la humanidad a la extinción. Sólo quienes aceptaron convertirse en esclavos en el planeta pulsoviano sobrevivirían, con la excepción de un grupo de renegados que intentaron huir y refugiarse en las entrañas del cosmos –algunos lo consiguieron; otros murieron sorprendidos por un ataque de los invasores–. Libres, pero sin hogar, los humanos renegados vagaron por el espacio sin orden ni destino. Pero un hombre, Max Tiraquon, se aventuró aún más hacia las profundidades para buscar un nuevo planeta desde el que comenzar de cero. Al cabo de un año, sin embargo, se perdió comunicación con él. La humanidad si vio perdida hasta que sucedió lo inesperado: pasadas varias décadas, una señal llegó desde el vacío: Max había localizado un planeta habitable en Mikrosector-50, y allí se empezó a reconstruir la civilización tomando las necesarias precauciones: un cinturón sanitario –Tiraquon Security Barrier– en el que nuestro hombre, Mr. 8040, estaba destinado como patrullero de vigilancia. Durante años ejerció bien su trabajo, Mikrosector-50 iba cobrando forma, pero un accidente durante una reparación de rutina le llevó –como Buck Rogers, pero a la inversa– atrás en el tiempo, hasta el año 2009.

Fue en 2009, precisamente, cuando Jack Hamill comenzó a hacer música, con “The Love Quadrant”, un 12” para Kinnego Records que eventualmente le llevaría a R&S Records como uno de los fichajes más sensacionales del sello belga en su segunda etapa de vida –con paradas en Royal Oak y Acroplane–, así que estamos lógicamente ante un clamoroso alter ego: el Space Dimension Controller que disfrutamos es, según su ficción, un viajero en el tiempo que, a través de su música –retrofuturista en su acepción más diáfana– persigue regresar a su tiempo, de aquí a 350 años. Este mito construido a su alrededor, aunque naïf, es la constatación de una imaginación fértil y una concepción lúdica de la música: corrobora que estamos ante uno de los revivalistas más originales de la esencia original de Detroit, como ya quedó demostrado en su anterior doble EP, “Temporary Thrillz”, en 2010. Space Dimension Controller no sólo domina la teoría, sino también todos los registros, del techno astral al bombo de acero inoxidable, del electro robótico al patinaje cósmico en la mejor tradición krautrock; es un todoterreno que no para de acelerar.

“The Pathway To Tiraquon6” cuenta una historia, como queda reflejado en los títulos de sus 11 cortes: “Flight Of The Escape Vessels”, “Confined To Deep Space”, “Tiraquons Return (A New Home)”, etc. Es, por tanto, techno hecho cine, sugiere imágenes de naves colosales y monstruosos haces de rayos láser entre los suaves pulsos metronómicos de “2257 AD” y “Closing Titles”, que son Tangerine Dream de extrema pureza, y el electro drexciyano (y de todo el entorno de Underground Resistante) de “Pulsovian Invasion” y “Max Tiraquon”, por no hablar de las transiciones atmosféricas – “Floating Blind Through Blue Trails”, “Last Sunset On Planet Earth”, que remiten necesariamente a Mark Pritchard y Tom Middleton, tanto en su “A Collection Of Short Stories” como Reload (Infonet, 1993; un clásico de la electrónica británica con subtexto literario), como en todo el legado que nos dejaron como Global Communication–. Visto el calibre del EP, del álbum inminente –título: “Welcome To Mikrosector-50”– sólo se puede esperar algo grandioso, el equivalente techno a la revisión de “Star Trek” de J.J. Abrams, por ejemplo.

Javier Blánquez

PATHWAY TO TIRAQUON6 PREVIEW by spacedimensioncontroller

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar