The Odds The Odds

Álbumes

The Evens The EvensThe Odds

8.1 / 10

Hace seis años que The Evens editaban el acerado “Get Evens” y más de una década desde que se acabara Fugazi. En todo este tiempo han cambiado infinidad de cosas alrededor de la pareja formada por Amy Farina e Ian McKaye. Para empezar ya no tienen a George Bush como presidente, un dato clave para entender este álbum en relación a sus anteriores alegatos contra la política estadounidense. Ahora, a pesar de que el mundo entero se resiente de una crisis económica que le ha puesto boca abajo, ellos están felices bajo el dictado de otra tiranía: ha llegado a su casa un nuevo habitante la mar de querido. La silueta de su hijo de cuatro años preside, a oscuras, la portada de este nuevo disco.

Debido a la paternidad, podría esperarse que “The Odds” fuese un disco más civilizado, un poco como le ocurría recientemente a Peaking Lights con su magnífico “Lucifer”. Sin embargo, lo primero que llama la atención del álbum es cómo mantiene intactas las cotas de tozudez y minimalismo del que es el proyecto más personal de toda la andadura de McKaye. Con su característico tono gris marengo, sus canciones regresan retomando exactamente el mismo sabor de boca con que nos dejaron en 2006. Apuntalando su nada original pero instantáneamente reconocible estilo con, ya saben, la garra del punk, la crudeza instrumental, esa combinación excelente al empastar voces y ese genial discurrir en paralelo de las diferentes velocidades de guitarra (Ian) y batería (Amy).

Y luego está, claro, el punto más fuerte de The Evens: su mayúscula sensibilidad melódica. Una exquisita intuición para el cromatismo pop que convierte a sus canciones de ascendencia hardcore en cándidas píldoras de activismo, tan fáciles de aprender como las consignas que gritas cuando sales a la calle a manifestarte. Todas las de “The Odds” tienen el don de aportar una dimensión extra a una carrera que no parecía destinada a llegar muy lejos pero que ya cuenta con tres discos notables en su haber. Y que crece demostrando que, sea cual sea el contexto, siempre tiene algo que decir. En un momento como el actual, en que la realidad supera a la ficción y la gente incluso duda de si las noticias que nos venden como reales no pertenecen a El Mundo Today, su mensaje cobra una dimensión extra.

McKaye ya ha cumplido cincuenta tacos pero sigue dando en la diana con letras concienciadas, serias y concisas cual mensajes agitprop. Escuchen con atención las de “The Warble Factor” (y su metáfora sobre cómo trabajan las hormigas), “Wanted Criminals” ( “need a job, need a job”) o la más curiosa “Competing With The Till”, en la que trasladan el mensaje a una nueva dimensión al contraponer su profesión de artistas con los intereses comerciales del mesero del bar en que tocan. Se darán cuenta entonces de que el cuerpo les pide rescatar temas antiguos como “All These Governors”, “You're Fired!”, “Cut From The Cloth” o “Dinner With The President”, y de que lo mejor de “The Odds” es eso: cómo denuncia, al revisitarlos, presupuestos tristemente presentes en nuestras vidas. Todavía.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar