The Mistress The Mistress

Álbumes

Yellow Ostrich Yellow OstrichThe Mistress

6.9 / 10

Yellow Ostrich  The Mistress BARSUK

La tierra del number one de 2011 (Bon Iver) vio nacer también a Alex Schaaf, prometedor manitas del pop experimental originario de Wisconsin y recientemente relocalizado en Nueva York. Schaaf es joven pero ha aprovechado bien su tiempo, bastándose y sobrándose como one-man band gracias a un potente bagaje –coros de iglesia de pequeño, jazz vocal durante el instituto, composición y teoría en el conservatorio– que, bien asimilado, le ha llevado a formar Yellow Ostrich casi sin quererlo. Un proyecto extravagante e intrincado que entra a la primera y en el que el principal ingrediente es la voz del propio Schaaf. La utiliza como un instrumento más generando cacofónicos riffs vocales, desarrolla todos los temas alrededor de sus posibilidades y la salpica con puntuales pianos y guitarras, sin haberse atrevido aún a meterse del todo en el fangoso mundo de los arreglos. El método activa en el hipotálamo y al instante semejanzas con otras propuestas igual de modernas. Del “Medúlla” de Björk a los Dirty Projectors más primigenios, pasando por los Vampire Weekend más exóticos –esa manera de colorearlo todo con la voz– o por The Dodos ( “Campaign” remite a “Visiter”), todo en ‘La Señorita’ se antoja plato de gusto para indie-kids amantes del presente continuo.

Teniendo en cuenta su juventud, Schaff se ha mostrado hasta el momento bastante acertado en sus movimientos, entregando sólo cosas jugosas: varios EPs, una buena ración de sorprendentes covers (The National, Eiffel 65) y este “The Mistress” original de 2010 que ahora Barsuk reedita ampliado con tres temas. Más onomatopéyico que reflexivo, es el testamento de lo que ha sido Yellow Ostrich hasta ahora, ya que el grupo se encuentra actualmente en proceso de reconstrucción con la reciente incorporación al carro del batería Michael Tapper (Bishop Allen) y el bajista Jon Natchez (Beirut). La nueva formación parece destinada a salvar los posibles hándicaps que cuelgan de este debut en el que será su estreno real en Barsuk. Al fin y al cabo, lo ortopédico de la teoría en Yellow Ostrich se salva con la suficiente ligereza en la práctica, y esos obstáculos a sortear tampoco son muchos. Schaaf asegura que, como trío, están consiguiendo que el ‘avestruz amarillo’ suene más humano y viscoso, lo cual quizá les lleve a alcanzar algún día a maestras recientes en este tipo de arte –pienso en Merrill Garbus–. Por ahora, él se reconoce como un humilde pueblerino con mucho que aprender en la gran ciudad, y eso es más que suficiente para darle un voto de confianza y seguirle la pista al dedillo.

Cristian Rodríguez

“Campaign”

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar