The Minimal Wave Tapes, Vol. 1 The Minimal Wave Tapes, Vol. 1

Álbumes

Varios VariosThe Minimal Wave Tapes, Vol. 1

8.1 / 10

Varios  The Minimal Wave Tapes, Vol. 1 STONES THROW

Se veía venir una oleada de este tipo de música, pero existe un cierto estupor ante la responsabilidad del sello que ha levantado la liebre. Tenemos algo revolucionados a los corrillos con la aparición del primer capítulo de “The Minimal Waves Tapes Vol. 1”, sonido “blanco” donde los haya, y que auspicia un sello tan “negro” hasta la fecha como Stones Throw. Sí, amigos. Hace unos años, muchos, demasiados, la música se dividía entre “blanca” o “negra”. Por lo menos en este país, a finales de los 80, estaban los que seguían el primer house que derivaba del disco y del soul y el funk y se ponían guapos para ir a bailar a discotecas como Studio 54 (a estos les gustaba lo “negro”), y tenías también a los que les molaba el rollo más marcial tipo EBM y new wave, que en una amalgama imposible con el sonido new romantic conformaban aquello que se llamaba el bakalao y que se escuchaba en parte del levante español y puntos estratégicos como el Psicodromo de Barcelona. Los amigos de esto que con el tiempo se ha dado en llamar “la fiesta antigua” (sic) están de enhorabuena porque un sello inmaculado como Stones Throw le va a dedicar una antología al cold wave o minimal wave, revival que promete muy buenos réditos musicales (y de paso sienta las bases de aquel mejunje tan español como el susodicho bakalao, que es a lo que íbamos).

Como decía al principio, lo significativo del caso es que el que el sello norteamericano especializado en nuevas formas de soul, hip hop y boogie se ha hecho un dribling a sí mismo con un cambio de registro de corte pedagógico y monotemático que recuerda al trabajo de sellos enciclopédicos como Soul Jazz –aprovecho para informaros que en abril ahondarán por primer vez en la kosmische musik con un recopilatorio que tiene muy buena pinta también–. Los responsables de este “The Minimal Wave Tapes, Vol. 1” son Veronica Vasicka –la dueña del sello del mismo nombre, el que dio fe del movimiento publicando un podcast promocional con el que ponerte en situación antes de la compra del recopilatorio) y el principal valuarte y responsable de Stones Throw, Peanut Butter Wolf.

La coartada de esta colección es un sonido primario que sigue las máximas algo punkies del “do it yourself” del periodo entre los 70 y los primeros 80 y que se muestra como el familiar no tan lejano de fenómenos posteriores como el electroclash. Una voluntad retrofuturista que siempre apuntaba un algo de melancolía, no se sabe si hacia el pasado que se fue o por culpa del futuro que nos espera, con pocos recursos más que los primeros instrumentos electrónicos que pudieron utilizarse en un contexto doméstico. El tracklist se abre con un tema como “Way Out Of Living”, de Linear Movement, que apela a un sonido más caluroso y con un poso discotequero de bajo funky con el que Butter Wolf da la bienvenida a los fieles seguidores del sello con gusto poco ortodoxo, los que recibirán el trabajo con los brazos abiertos. Escuchando el tema que viene después, “Flying Turns”, de Crash Course In Science, uno piensa que podrían haber incliuído también a Liasions Dangereuses, que fue en la época uno de los nexos en común entre el espíritu no wave y desencantado de Europa con la fuerza y agresividad sexual del techno de Chicago que vendrá poco después con Dj Traxx –uno de los actuales benefactores del grupo, y con conexiones sólidas en el barrio de Gràcia de Barcelona–.

Otro de los atractivos del recopilatorio, al menos para nosotros, es la inclusión de Esplendor Geométrico con su clásico “Moscú Está Helado”. Aquí siempre los habíamos catalogado con la vaga etiqueta de “sonido industrial”, y un sello norteamericano –no olvidemos que el proyecto de Arturo Lanz pasó desapercibido entre el gran público–, ha decidido incluirlo en un recopilatorio en el que se muestra el trabajo de esos primeros punks armados con los sintetizadores más manejables y de uso más intuitivo fabricados por las casas Korg y Arp. Si te interesa profundizar en este tipo de corriente, aquí te dejamos un artículo escrito por Dan Nixon, el responsable del blog 20 Jazzfunkgreats, al hilo de la salida al mercado de otro recopilatorio del estilo esta vez publicado por Angular Recordings, “Cold Waves And Minimal Electronics Vol. 1”. A todo esto, tenemos que añadir que empiezan a surgir bandas como Cold Cave que retoman este tipo de sensibilidad en lo que se ha dado en llamar la new wave de la cold wave. Lo dicho, “la otra ola minimal” no ha hecho más que tomar brío.

David Puente

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar