The Master OST The Master OST

Álbumes

Jonny Greenwood Jonny GreenwoodThe Master OST

7.7 / 10

En su segunda colaboración musical con Paul Thomas Anderson, Jonny Greenwood certifica su talento y capacidad para conseguir que sus bandas sonoras, de corte eminentemente sinfónico y académico, se desmarquen por completo de la estela sonora de su grupo, Radiohead, sin dejar de transmitir al oyente la sensación de que hay mucho de la esencia de la banda en sus partituras y su visión como compositor. “The Master”, que sigue la estela de “There Will Be Blood”, también en lo que se refiere a la asociación creativa de dos mentes desbordadas por las ideas y la ambición, estrecha lazos con Radiohead en su amplia visión cinemática, pero también en el empeño de interpretar en clave contemporánea y atrevida conceptos clásicos del pasado. Las formas varían y se bifurcan de manera clara en ambos referentes, pero en el fondo están buscando lo mismo, y la cercanía de ambos mundos en la cabeza del guitarrista británico se percibe en todo momento en esta banda sonora.

A excepción de cuatro canciones vocales –Ella Fitzgerald, Madisen Beaty, Jo Stafford y Helen Forrest son las únicas invitadas a la fiesta–, el resto del disco transcurre por la senda de su predecesora. Piezas tenues y sigilosas que en ocasiones desembocan en tormenta y en las que mandan, casi por igual, los arreglos de cuerda y el piano, con la inestimable ayuda de elementos extraños como el sintetizador. Es aquí donde Greenwood saca a relucir su vertiente más juguetona y anti académica, pero también en su particular manera de componer y situar las piezas, alérgicas a convencionalismos y trucos muy trillados de bandasonorista perezoso. Huye de los clímax, los crescendos y las demostraciones de fuerza, quizás porque no va con su personalidad, pero también porque es necesario que la música nunca se sitúe por encima de las imágenes en términos de intensidad y fuerza.

Entre “There Will Be Blood” y “The Master” se aprecian más diferencias conceptuales que musicales. Este es un Greenwood más maduro y personal en la confección de sus ideas sinfónicas, menos rebuscado. Es como si necesitara menos vueltas, menos tiempo y menos exposición instrumental para dar con lo que busca. Y por encima de todo es un Greenwood que persigue la belleza y la emotividad por vías heterodoxas en el marco de la banda sonora, síntoma inequívoco de que el miembro de Radiohead quiere encontrar una voz propia y diferenciada de otros coetáneos. Es probable que a ojos del gran público “The Master” suponga un movimiento más accesible y digerible (a ello ayuda la presencia de las cuatro piezas cantadas, de aires jazzísticos), y en cierto modo tiene sentido, pero que nadie se lleve a engaño: estas composiciones entrañan la misma complejidad, densidad y atrevimiento que han hecho de Radiohead todo un ejemplo de inquietud e incomodidad en el reino mainstream.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar