The Less You Know, The Better The Less You Know, The Better

Álbumes

DJ Shadow DJ ShadowThe Less You Know, The Better

4 / 10

ISLAND

“The Outsider” fue un aviso muy serio. Estábamos perdiendo a DJ Shadow en la mesa de operaciones; alguien tenía que buscarle una vía central, estabilizarle y salvarle del colapso. Pero parece que Josh Davis no está por la labor de volver a respirar y ha decidido dejar de luchar por su alma. Es un muerto en vida. Un esqueleto andante que espera el óbito con resignación y, mientras lo hace, saca algún que otro disco para entretenerse.

No dejo de sorprenderme ante el declive salvaje que he descrito el antaño genial productor. Del beatmaker visionario de “Endtroducing…” –quince años después, sigue siendo uno de los mejores y más influyentes álbumes de la historia de la música– y, si me apuran, “The Private Press”, hemos pasado a un creador exhausto, un tipo sin musas que ha perdido la brújula y deambula por este negocio sepultando sus mayores logros bajo toneladas de música intrascendente que pretende ser trascendente. ¿Qué le impide a Shadow recuperar ese trip hop cinemático, sampladélico, denso y tenebrista de antes? ¿Qué le impide recuperar su antiguo modus operandi? Seguramente, un orgullo desmesurado. Intuyo que Shadow se siente más realizado siendo Mike Oldfield que el docto crate digger de los 90, y ya no quiere mirar el retrovisor por vergüenza a admitir que lleva diez años cagándola. Pues hala, que le vaya bien.

Sé que esto parece una pataleta, no lo niego, pero tengo la sensación de que los que hemos venerado el buen hacer del Josh Davis primigenio –juro por Dios que siempre llevo “Endtroducing…” en el iPod– nos sentimos más o menos traicionados. Su deterioro musical voluntario ha alcanzado con “The Less You Know, The Better” una nueva dimensión de patetismo que resulta del todo incomprensible. Aquí hay patinazos de los que dejan huella. Shadow ha derivado sus maquinaciones hacia un sonido a medio camino entre el rock sinfónico, el country, el heavy metal, el folk, el AOR y el trip hop más trillado. Podéis imaginar las proporciones de la tragedia.

En “The Less You Know, The Better” no hay dirección, no hay ideas, no hay un discurso con voz propia. Davis picotea de aquí, de allá, pero en ningún momento parece saber lo que quiere. Ínfulas culturetas con spoken word ambiental en “Give Me Back The Nights”; hard rock martilleante con ritmos hip hop –más obsoleto imposible– en “I Gotta Rokkk”; pop afeminado y sensiblero a lo Kate Bush en “Scale It Back”; rock comercialoide en modo balada y momentos Yann Tiersen que producen vergüenza ajena “(Not So) Sad And Lonely”… Diablos, ni siquiera los intentos de explorar las polirritmias electrónicas, el turntablism y las laderas más electrónicas le salen bien: “Def Surround Us” te pone de los nervios con tanto traqueteo y “Circular Logic (Front To Back)” no da ni para descarte de “The Private Press”. Estamos en 2011 y fósiles sonoros de esta calaña no tiene lugar en el actual tablero de juego. Nunca el coronel Walter E. Kurtz tuvo tanta razón: el horror, he visto el horror.

Óscar Broc

“Warning Call (featuring Tom Vek)”

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar