The King Of Limbs The King Of Limbs

Álbumes

Radiohead RadioheadThe King Of Limbs

7.8 / 10

Radiohead  The King Of Limbs AUTOEDITADO

Ahora que ya ha dejado de ser noticia la distribución y la manera de presentar y vender al mundo sus lanzamientos discográficos, factor novedoso o rompedor que sí anticipaba la salida de “In Rainbows”, el regreso de Radiohead con material nuevo, cuatro años después, es la noticia en sí misma. Un retorno a la palestra, casi por la puerta trasera, publicitado en exclusiva vía internet, puro asedio viral, que busca su sitio en un momento en que casi parecían más llamativos y sugerentes los movimientos en solitario de Thom Yorke que los de la propia banda. Quizás por eso la primera reacción tras dejarse seducir por su contenido apunte precisamente a la tesis de que “The King Of Limbs” anda más cerca de erigirse en continuación de “The Eraser” que de “In Rainbows”.

La idea no tiene tanto que ver con el abandono claro de las guitarras y de cualquier conato de ortodoxia rock, algo que ya han puesto en práctica de manera continuada y explícita estos años, como con el hecho de que estas canciones casan más con la metodología, la atmósfera y la abstracción del debut del cantante Thom Yorke. Sumemos también el peso de dos afluentes sonoros muy claros a lo largo y ancho del trayecto que marcaban las cartas en aquella infravalorada ópera prima: por un lado, el jazz, o una aproximación sui generis al mismo, bien reflejada y desarrollada en temas como “Morning Mr. Magpie” o “Bloom”; por el otro, la electrónica urbana o, más concretamente, el dubstep vía Burial, cuyo peso específico asoma en “Feral” de manera poco disimulada.

Las canciones necesitan atención, paciencia y cierta conexión con su manera de presentarse al oyente, y aquel que ansíe recuperar algo de los Radiohead más “ortodoxos” no se encontrará cómodo ni atendido. Hace tiempo ya que Radiohead dejaron de sonar a Radiohead en su acepción más convencional, pero en “The King Of Limbs” se tiene la impresión de que la formación está inmersa en una búsqueda a corto-medio plazo de nuevos rumbos, de nuevos destinos. De hecho, discrepo frontalmente con aquellos que tildan estas canciones de frías, anodinas o intrascendentes, pues la sensación final tras darle unas cuantas vueltas al álbum es que aquí hay algo más que un compendio de temas fugaces para salir del paso, más bien se trata de un ejercicio de transición con sentido, contenido y argumentos sólidos que en su carácter errático esconde notables momentos. Imposible descifrar hacia adónde nos conducirá esta senda, pero es una atractiva y seductora manera de convencernos sobre las posibilidades de futuro de su sonido.

Lejos de cualquier fasto o ademán exhibicionista, “The King Of Limbs” se muestra sobrio, austero y minimalista, y no solo en el aspecto instrumental y expresivo, también en el emocional. Tan solo “Lotus Flower” y “Codex” apelan a preceptos melódicos y emocionales de cierta tradición Radiohead; el resto serpentean y fluctúan por un estado de abstracción de alto poder disuasorio para amigos de la ortodoxia. En toda su economía de medios estriba una razón y una justificación, incluso en la brevedad del timing: ocho canciones, 37 minutos de nueva música esperanzadora para el futuro y satisfactoria para el presente, la medida justa para acomodar algo tan poco actual ya como un disco a las necesidades, hábitos y demandas del momento que nos está tocando vivir.

Julio Pardo

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar