The Holy Pictures The Holy Pictures

Álbumes

David Holmes David HolmesThe Holy Pictures

7.2 / 10

MERCURY

¿Conocéis el Adagio en G menor de Albinoni? Ese tan célebre, comprendido en absolutamente todas las recopilaciones (tanto de buena como de mala calidad) de música clásica? Ése, el que siempre se nos presenta como estandarte de la música barroca. Pues ese adagio no es de Albinoni ni es barroco. Es del musicólogo que se encargó de clasificar y catalogar las piezas del gran compositor veneciano. Remo Giazotto, que compuso el famoso movimiento en 1945 y se lo atribuyó al maestro, desatando una rueda que se volvería una mentira gigantesca. Sé que es triste y crudo pero así es: hemos sido engañados por mucho tiempo. Éste, en realidad, sería un caso de revisión (aunque se convirtiese en un caso de fraude), es decir: se analiza la estética de una época pasada y se intenta aplicarla al presente. Giazotto escribió su adagio basándose en las normas barrocas y el resultado fue un barroco filtrado por las corrientes del siglo XX. De hecho, si nos fijamos en los verdaderos adagios de Albinoni vemos que son claramente superiores y que, en realidad, la música barroca buscaba cimas muy distintas.Los revisionismos en el arte han existido siempre. Ya en el renacimiento se intentaba invocar a los clásicos de Grecia y Roma. Tres siglos después, la arquitectura neo-clásica quiso recuperar los mismos valores visuales aposentados en los templos de Apolo, Zeus o de la época augusta. En el romanticismo se luchó por recuperar el gótico europeo, tan maltratado hasta entonces. Han existido revisiones del cubismo, del surrealismo, del expresionismo abstracto, del minimalismo… Así que no es de extrañar que asistamos también a revisiones en el pop, el rock, el kraut o el ambient. “Saturdays-Youth” de M83 es un claro ejemplo de lo que digo. Nos encontramos con un caso en donde ya no es que un artista deje entrever sus influencias sino que ha pretendido buscar unos sonidos concretos que ya fueron ideados siendo él un niño y concebir composiciones que ya tuvieron su momento de gloria años atrás, puliendo, eso si, todo lo que hoy no entraría dentro de los parámetros del buen gusto (con esto me refiero a emular a Kate Bush sin sonar hortera). Al escuchar “The Holy Pictures” tuve esta misma sensación: no hay nada realmente nuevo aportado por el artista, sino que se trata de una revisión, un intento de capturar los sonidos de finales de los ochenta (¡cómo está dando de sí esta época!).

Imaginemos el mundo al revés: en él vemos tres ramas que nacen del suelo y que van a parar a un mismo tronco que apunta hacia el cielo. La tríada es fácilmente reconocible desde el primer momento. En “I Heard Wonders”, enorme single que ha contado con la colaboración de Martin Rev ( Suicide) en las letras, el sonido Creation nos engulle, los fantasmas de The Jesus and Mary Chain y My Bloody Valentine bailan a ritmo de guitarras y la voz de Holmes es (¿casualmente?) muy parecida a la de Jim Reid. En este receptáculo sonoro también tiene cabida el space-rock, la segunda rama que va a parar al tronco, al más puro estilo Spacemen 3 ( “Love Reign Over me”). Eso sí, en ambos casos el filtro del 2008 deja a un lado el sentimiento alucinógeno, oscuro y ruidista que tanta profundidad daba a sus antecesores. El ambient es la tercera y concluyente rama. La sombra de Brian Eno acompaña al irlandés hasta los dos temas finales del disco que, a mi parecer, desequilibra el resultado final por ser dos en vez de uno, restándole puntos a un muy buen disco, de los mejores de Holmes hasta la fecha. Sin duda lo es, pero una vez más se reabre el debate de si la originalidad en el arte debe ser algo vigente en nuestros días. Personalmente, me considero una seguidora ávida de esta época, así que me dejo mimar por esta nueva ola “historicista”. Aunque por otro lado entiendo por original el hecho de aportar algo de uno mismo. Si fuese así… ¿Por qué no al menos intentarlo?

Eli Úbeda

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar