The Hawk Is Howling The Hawk Is Howling

Álbumes

Mogwai MogwaiThe Hawk Is Howling

7 / 10

Mogwai MATADOR / PIAS

Para algunos (cierto sector de la crítica, el público más caprichoso, los arbitrarios creadores de tendencias), Mogwai son ya agua pasada. Apenas ven en ellos la pegada de antaño, la estridencia y la capacidad de sorprender, de aturdir y maravillar con su apabullante sonido. Son uno de esos casos, ya sabéis, que igual que vinieron, se fueron. Pero, ¿cuánto hay de real en esta apreciación?¿Son Mogwai ahora tan malos como quieren hacernos creer? ¿Es este un mal disco? Empieza “The Hawk Is Howling” y yo los veo en un estupendo estado de forma. Los primeros minutos de “I´m Jim Morrison I´m Dead” (genial, irónico título para el corte que abre el disco) son puro Mogwai: un piano espectral que va haciéndose más y más presente para desembocar en una melodía espacial, psicodélica, que se recrudece hacia la mitad, gracias a un órgano pesado, siniestro y que, al final, estalla en un arrebato de luminosidad. Esto es post rock en estado puro. ¿Eso es malo? Seguimos. Aparecen las guitarras de “Batcat” que recupera la crudeza hardrockera de los primeros Mogwai, aquellos a los que, en su momento, se comparó con Sonic Youth. Aquí hay garra. Arrebatos eléctricos, ritmos turbios, muy densos. El tercer y el cuarto corte “Danphe & The Brain” y “Local Autorithy” son hermosas abstracciones a medio camino entre el ambient rock y el progresivo. Y entonces, gran sorpresa, llega “The Sun Smells Too Loud”, no sólo la mejor canción del disco (sin duda) sino una de las mejores que han grabado nunca los escoceses. Un medio tiempo retrofuturista, con un riff de guitarra inolvidable, que podemos tararear durante semanas sin cansarnos, una joyita optimista que ya debería, por si sola, justificar el disco entero. Y así continúa un disco, con más alegrías que decepciones (destaco, de las primeras, “The Precipice”, otro inquietante pasaje sonoro, de esos que incomodan) y que, está bien, lo admito, no llega a las excelencias indiscutibles de Young Team (por ejemplo) y, a ratos, puede mostrar síntomas de agotamiento (eso me parece en “Scotland´ Shame”, dónde apenas hay argumentos, melodías, texturas) pero que es, no obstante, un buen disco; una obra que, ya desde la estupenda portada (el dibujo de ese águila impasible), suena a contundente reivindicación. ”The Hawk Is Howling” muestra a una banda convulsa, que sigue aquí, en el mundo de los vivos. Una banda que no ha cambiado, pero que ha visto el mundo (la crítica, o vete a saber qué) cambiar. Impasibles. Ahí siguen. ¿Les daréis una oportunidad?

Fernando Navarro

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Sascha Braunig

Actualidad

Así suena el presente: un repaso diario a las canciones más frescas del momento

Nuevas savias musicales que no merecen pasar desapercibidas.

leer más
aleix salo

Actualidad

Esto es lo que piensan los yanquis de la vieja Europa

Pequeños seres regordetes que nos cuentan la desaparición de la clase media en Europa y las tensiones entre estados occidentales.

leer más
James Kirkup

Actualidad

9 discos sugerentes que no debes pasar por alto

Para que sigas la actualidad sin fisuras. Y, aún más importante, con placer.

leer más
Joan Didion

Actualidad

"Escribo para sobrevivir": una historia sobre la conmovedora vida de Joan Didion

Griffin Dunne y Susanne Rostock han iniciado un Kickstarter que en sólo unas horas ya ha sobrepasado su propósito. ¿Su proyecto? Rodar el primer ...

leer más
homer

Actualidad

5 políticos piripis que dejan #lodePabloIglesias a la altura del barro

¡Salud!

leer más
slaughterhouse

Actualidad

“Cuando la víctima eres tú”: el documental sobre mataderos donde muere el verdugo

¿Recibirá La Parka el próximo Oscar?

leer más
Meneo Okuda

Actualidad

El arte urbano se hace carne rebelde en 'El Jardín'

Cuerpos desnudos y caras sin rostro en una nueva explosión de surrealismo pop con subtexto político.

leer más
blanco negro

Actualidad

Cuando diferencia es sinónimo de brutal belleza

Como una de las clásicas campañas  de Benetton, pero con una pizca de surrealismo y otra de erotismo.

leer más

cerrar
cerrar