The Greatest Story Never Told The Greatest Story Never Told

Álbumes

Saigon SaigonThe Greatest Story Never Told

8.3 / 10

Saigon  Greatest Story Never Told SUBURBAN NOIZE RECORDS

Hubo un tiempo en que Saigon era el rapper más importante del momento en Nueva York. Hablo de 2007, cuando el MC tenía a punto su debut, “The Greatest Story Never Told”, con producción casi íntegra de Just Blaze y el apoyo de personalidades como Q-Tip, Jay-Z, Kanye West o Faith Evans, y con el runrún agitado y excitado de los aficionados al hip hop de la Gran Manzana. Pero una vez más, los mecanismos funcionariales de la industria frenaron el empuje fulgurante de una nueva joya del underground, condenando al álbum a sucesivos retrasos y, de rebote, motivando la salida de Saigon de Atlantic, su desaparición casi total de la escena y el olvido paulatino de los mismos que un par de años antes le habían encumbrado en lo más alto de las nuevas promesas del rap de la Costa Este.

Su padrino y gran descubridor, Just Blaze, repesca hoy, cuatro años después, el álbum fantasma y le da la salida que siempre había merecido. El principal problema al que debe hacer frente, claro está, es la tardanza y el desajuste temporal de su aparición: ni el estado del género global, de la industria y del rap de Nueva York es el mismo hoy que en 2007, y es muy probable que la publicación desfasada del disco pase desapercibida; tampoco ayuda que su contenido se filtrara por internet hace ya unos cuantos meses y el impacto y factor sorpresa a día de hoy sea mínimo o inexistente. Por suerte, todas estas contrariedades no invalidan ni pervierten en ningún momento el balance general de un “The Greatest Story Never Told” que incluso cuatro años después de su gestación se mantiene fresco, vigente y exultante.

La culpa de que éste sea uno de los mejores debuts del género en una década está repartida a partes iguales. Por un lado, Just Blaze, artífice de tres cuartas partes de los beats, se exprimió al máximo en la confección de un sonido duro, soulful, protuberante, explosivo y bombástico que enlaza directamente con los beats que le ha facturado a Jay Electronica hasta la fecha. Así es cómo tendría que sonar el hip hop neoyorquino en la actualidad, sin concesiones sureñas, exposición de clichés radiofónicos, gangsta-pop de postín o metrosexualidad mal entendida. Todo son rocas, e incluso los momentos de más enjundia melódica, el caso de “Clap” o “Believe It”, presentan musculatura fornida y tersa para ahuyentar fantasmas crossover. Por el otro lado de responsabilidad, una verdad como un templo: Saigon está absolutamente pletórico en estas canciones. Atribuyámoslo al hambre o al ansia viva que genera todo debut, pero las rimas –brillantes, ingeniosas, callejeras, comprometidas– muestran a un MC muy hábil en la tarea de contar historias creíbles y convincentes y en la de integrarse a la perfección en la muralla de sonido que le regala Just Blaze. Curioso y triste hecho: el que será uno de los mejores discos de hip hop de 2011 ya tiene cuatro años de edad.

David Broc

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar