The Girl With The Dragon Tattoo The Girl With The Dragon Tattoo

Álbumes

Trent Reznor & Atticus Ross Trent Reznor & Atticus RossThe Girl With The Dragon Tattoo

7.5 / 10

THE NULL CORPORATION

Estas tres horas de música tan oscura como una noche sin luna solo pueden ser creadas por la persona que se compró la mansión donde Sharon Tate y cuatro personas más fueron acuchillados sin piedad por la familia Manson para utilizarla como estudio de grabación y residencia habitual. Tan siniestro como suena: a principios de los 90s Trent Reznor se compró el número 10050 de Cielo Drive y allí grabó tres de los álbumes más importantes del rock industrial noventero: “Broken” (1992) y “The Downward Spiral” (1994) –los dos de su extinta (por el momento) banda Nine Inch Nails– y “Portrait Of An American Family” (1994), de Marilyn Manson. Al estudio de Cielo Drive se le conocía como Le Pig entre los rockeros de Los Angeles por una de las pintadas hechas con sangre en las que se leía esa palabra y que apareció en el salón y en la puerta de la casa. La misma puerta que Trent Reznor se llevó cuando se mudó de la mansión de Cielo Drive –según dijo, esa casa tenía más historia de la que él podía soportar– y que puso en la entrada de Nothing, su estudio actual.

Pues sí, solo el hombre al que le interesaba el “extraño folclore americano” que encerraba ese lugar puede componer una banda sonora como ésta y conseguir que Karen O suene como una valkiria del metal. Por partes y logros: Trent Reznor tiene el supremo don de oscurecer todo lo que toca y las 39 canciones que ha compuesto con Atticus Ross –su pareja de baile en estas lides, como lo fue en el oscarizado score de “La Red Social”– para “The Girl With The Dragon Tattoo”, la última película de Fincher a partir de la primera entrega de la trilogía noir “Millennium” de Stieg Larsson, son un prodigio de negrura.

El desglose de tan faraónica obra musical queda así: 37 instrumentales construidas sobre los cimientos que hicieron enormes los 21 años que han estado en activo Nine Inch Nails; medios tiempos atmosféricos, tétricos y angustiosos en los que el piano y el sintetizador llevaban todo el peso; una delicadísima versión del “Is Your Love Strong Enough” de Brian Ferry interpretada por su mujer, Mariqueen Maanding –y en la que se puede escuchar al propio Reznor–, y un trallazo en forma de versión metal-siderúrgica del “Inmigrant Song” de Led Zeppelin, interpretada por Karen O con tal fuerza industrial que se merece, desde ya, ser elegida nueva musa de la oscuridad, después de esta grandísima canción y de “Pinky’s Dream” con David Lynch. (Aunque lo de musa de las nuevas tinieblas va a estar disputadísimo porque, atención, oh sí, a Rooney Mara, la protagonista de “The Girl With The Dragon Tattoo”).

Las 37 canciones instrumentales son maquinaria pesada que se mueve entre lo industrial y lo gótico electrónico que viene de serie ( “Oraculum”, “Cut Into Pieces”, “Infiltrator”, “A Thousand Details”), pero también dejan cierto sabor de la divina austeridad de Brian Eno y del minimalismo de Steve Reich. “The Girl With The Dragon Tattoo” confirma la escandalosa pareja –o más bien trío– que forman David Fincher, Trent Reznor y Atticus Ross. Y que esa chica que dice que escuchó mensajes en los discos de Trent Reznor –cuando Nine Inch Nails estaban vivos– que la empujaban a destruir lo que le rodeaba quizá no esté loca y quizá sí haya pillado el verdadero mensaje.

Marta Hurtado de Mendoza

The Girl with the Dragon Tattoo "Immigrant Song"

¿Te ha gustado este contenido?...

cerrar
cerrar