The Garnet Toucan The Garnet Toucan

Álbumes

Monopoly Child Star Searchers Monopoly Child Star SearchersThe Garnet Toucan

7.9 / 10

En la bolsa de las etiquetas, el ‘hypnagogic pop’ es el subgénero musical que ha sufrido una caída más fuerte en los últimos dos años de cotizaciones. De una época en la que cualquier disco que llevara el nombre de Julian Lynch, Ducktails o incluso Oneohtrix Point Never en la portada pasaba a ser candidato inmediato a suceso underground del año, estamos en otra donde los mayores valedores del estilo han traspasado fronteras hacia otros territorios –How To Dress Well por fin es un cantante R&B, sellos bandera como Olde English Spelling Bee han vuelto a la cueva, Emeralds han emigrado a las galaxias, Laurel Halo y Julia Holter son musas del pop de vanguardia, pero con otra vestimenta menos andrajosa– y la etiqueta dichosa ha caído no tanto en desgracia como en el olvido. Pero eso no significa que no exista ni que disfrute de vigor creativo, tan sólo tiene que caer en las manos correctas. Por ejemplo, en las de Spencer Clark, un hombre que fue el fundador de facto de la corriente hace largos años a bordo de The Skaters –el dúo que compartía con James Ferraro– y que sigue fiel a un tipo de sonido lo-fi, deslavazado, volátil, hipnótico y selvático. El pop hipnagógico original era esto, y ahí se mantiene él, en un gesto de fidelidad y fe que no debe confundirse con el inmovilismo.

La obra de Spencer Clark es inabarcable: la decena larga de vinilos y cassettes como Monopoly Child Star Searchers son sólo una pequeña parte de su obra, que ha extendido su radio de acción a la new age revisada como Fourth World Magazine o Charles Berlitz –en sus propios sellos, New Age Cassettes y Pacific City, más los subsellos del mismo– y que de vez en cuando deja de obsesionarse con los extraterrestres, las near-death experiences y los viajes a otros planos astrales y se vuelve misteriosamente húmeda, forestal y halógena en sus álbumes más ‘ambiciosos’, que en su caso son el de 2010, “Bamboo For Two”, y este “The Garnet Toucan” que nos ocupa, que tienen en común, además del sonido, que han sido planchados en vinilo, que para los estándares de Clark es casi como decir que se ha permitido un lujo. Y un lujo merecido, porque se nota un mayor esfuerzo de densidad y acumulación en el desarrollo de la música. Por ejemplo, Clark tiene títulos entrañables como “The Spectacle of Light Abduction”, algo así como new age de programa de televisión esotérico con ritmos de baile inspirado en los ovnis, pero que tiene más de chiste para pasar el rato que de argumento sólido en un proyecto creativo integral. “The Garnet Toucan” no es así, en cambio: aunque sigue destilando un sonido sin pulir, de sintetizadores amarillentos y samples rudimentarios de voces sincopadas, hay un esfuerzo por hacer el mejor disco de hypnagogic pop posible –y que en un año de recesión como 2012 puede aspirar perfectamente a mejor título del género–, y sobre todo por sostenerlo con esa percusión de bambú y esas oleadas de ambient cósmico de serie Z que envuelve “Double Call Of Toucan Night”, la muy Dolphins Into The Future “Garden Of Kolymbetra”, la étnica –casi como un Sakamoto de los 80 lavado con piedra pómez– “Champagne’s Amazon Friend”, y la publicitaria, con ecos de soundtrack, “Night Flight In the Southern Hemisphere”, que suena como el exacto contrario de su amigo James Ferraro, que en los últimos dos años ha emprendido un giro hacia el hi-tech y los sonidos resplandecientes. Así, Spencer Clark no se va a forrar y quizá nunca salga del pozo del underground más recalcitrante, pero siempre podrá decir que nunca renunció a sus principios y mantuvo vivo y virgen el hypnagogic pop, fiel a la imagen del primer día en que lo conocimos.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar